Sociedad

Italia archiva todas las denuncias de Juana Rivas contra su ex pareja por "inverosímiles"

El juez acusa a Rivas de utilizar a sus hijos de "escudos humanos" contra su ex pareja y de constituir un "peligro patológico" para los niños

Juana Rivas, tras su puesta en libertad.

Juana Rivas, tras su puesta en libertad. EFE

La Justicia italiana archivó este lunes definitivamente las ocho denuncias que Juana Rivas había presentado contra su ex pareja, Francesco Arcuri, entre 2016 y 2018 por presuntos malos tratos constantes de éste contra los hijos de ambos, según ha adelantado el diario El Mundo, al haberse demostrado la falsedad de las acusaciones de la mujer.

Según el auto al que ha tenido acceso el citado medio, el juez tacha las denuncias de Rivas de «inconsistentes» e «inverosímiles», al tiempo que acusa a la mujer de haber utilizado a los niños como «escudos humanos» contra Arcuri. El documento subraya además la «ausencia de pruebas» en las reiteradas quejas de la mujer, y la acusa de «manipulación materna» y de constituir un «peligro patológico» para sus hijos. El juez da por buena la versión del fiscal, que señalaba que Rivas había presentado certificados médicos falsos y documentación «poco creíble».

Juana Rivas fue condenada en España a cinco años de prisión por secuestrar a sus hijos, de los que fue separada por orden del tribunal de Cagliari. A consecuencia de ello, en 2017 se registraron manifestaciones por toda el país, cuando la mujer se permaneció un mes en paradero desconocido con sus dos hijos, incumpliendo las resoluciones judiciales que obligaban entregarlos a Francesco Arcuri al que acusaba de malos tratos, algo que el progenitor siempre negó.

Bajo el lema ‘Juana está en mi casa’, miles de personas pidieron durante meses que se le otorgase a Juana Rivas la custodia de los menores, convertida en aquel entonces en un símbolo de la lucha contra la violencia de género. El caso llegó a involucrar a políticos como a Susana Díaz, que llegó a ofrecer apoyo legal a la madre; o la actual fiscal general del Estado, Dolores Delgado, quien llegóa escribir al ministro italiano para mediar a favor de Rivas.

Rivas se marchó en mayo de 2016 con sus dos hijos de la isla de Carloforte (Italia) porque «no quería vivir más» bajo «las torturas» de su ex pareja. Hoy, la justicia italiana ha demostrado no sólo que Juana Rivas denunció falsamente a su ex pareja y que no existe prueba alguna de malos tratos del padre a los menores, sino que incluso los propios Servicios Sociales de la región italiana llegaron a a calificar a Arcuri de progenitor «atento» y de «padre modelo».

Te puede interesar

Comentar ()