La Policía Local ha detenido en Melilla a un padre marroquí que se encontraba en la ciudad española del norte de África por un supuesto abandono de su hijo tras convertirse en Menor Extranjero No Acompañado (MENA) y estar acogido en el Centro de La Purísima de la Ciudad Autónoma.

Según ha informado un portavoz de la Delegación del Gobierno, los agentes de la Policía local retuvieron a este ciudadano en la vía pública cuando estaba con su hijo y alertaron a la Policía Nacional, que se personó y, tras la realización de gestiones, comprobó que el hombre era el progenitor del menor.

El ciudadano marroquí ha pasado a disposición judicial. Con este, es el tercer ciudadano del país vecino que se detiene esta semana por un presunto delito de abandono de menores.

El pasado sábado fueron arrestadas dos madres tras ser sorprendidas dejando a sus hijos en la ciudad española «para que se convirtieran en MENA».

Las dos mujeres fueron juzgadas el domingo y el juez de guardia «una vez oído al fiscal de menores, que inicialmente pedía una condena de seis meses de prisión, y velando por el interés del menor para evitar el desarraigo», ha rebajado la pena a cuatro meses al admitir ambas el delito aunque no ingresarán en la cárcel por no tener antecedentes penales. Además, el juez ordenó a las Fuerzas de Seguridad que acompañaran a las madres e hijos a la frontera «para su retorno a Marruecos«.