Una mascletà poderosa y emotiva ha devuelto la luz al cielo de Valencia tras la suspensión de la pasada jornada por el fuerte viento, con el sello de la Pirotecnia Dragón de Villena (Alicante) y su debut en el «meollo de la pólvora» con un atronador terremoto final.

Las Fallas continúan así su recorrido desde una soleada plaza del Ayuntamiento llena de valencianos y visitantes con ganas de fiesta y con invitados en el balcón municipal como el guionista de la novela gráfica de Joker, Brian Azarrello, o miembros de la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio (AVM3J) antes de su manifestación de despedida.

Tras ser ovacionado por su potente bombardeo, uno de los pirotécnicos ha celebrado poder disparar desde el «meollo de la pólvora». «Para los que llevamos la pólvora por dentro es lo más grande, es complicado mantener la emoción», ha manifestado José Luis Matoses, con ganas de volver otros años y que «cada año sea diferente y Valencia disfrute».

Los ‘dragones’ de esta joven empresa, fundada en 2012, han recordado a sus compañeros de la Pirotecnia Tamarit por el «fastidio» de no poder disparar este lunes por el vendaval. Mientras estaban pendientes de la evolución del viento, los villeneros han preparado desde las cinco de la mañana su mascletà «sin florituras» y con bombardeo digital, con el 99% de material propio y disparos desde ocho puntos de la plaza.