Carlos Falcó, Marqués de Griñón y de Castel-Moncayo, ha fallecido este viernes a los 83 años de edad a causa del coronavirus. El bodeguero se encontraba ingresado en estado muy grave en el hospital Fundación Jiménez Díaz tras dar positivo en la prueba del COVID-19.

Falcó, exmarido de Isabel Preysler y padre de Tamara Falcó, ingresaba hace poco más de una semana y era pasado a la UCI con síntomas y estado muy grave. El famoso empresario contaba con patologías previas y pertenecía al principal grupo de riesgo de dicha enfermedad.

Nacido en el Palacio de Dueñas, en Sevilla, en 1937, Carlos Falco y Fernández de Cordova, marqués de Griñón y de Castel-Moncayo, era hijo de los duques de Montellano, Manuel Falcó y Escandón e Hilda Fernández de Córdova y Mariategui, una de las ramas de la familia Falcó, que acumula 41 títulos, con 13 grandezas de España.

Apellidos y títulos que le permitieron relacionarse con lo más granado de la sociedad. Durante su infancia veraneaba en Estoril, donde compartía juegos y fraguó una gran amistad con el rey emérito Juan Carlos I.

Como niño de buena cuna, estudió en el Liceo Francés de Madrid, después bachillerato en el colegio interno de los capuchinos, en Lecároz, Navarra, e Ingeniería Agrícola en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica.

Con 26 años, cuando estudiaba Economía Agraria en la Universidad de Davis y se inició en el conocimiento de la enología, se casó con Jeannine Girod, con quien tuvo dos hijos, Manuel y Sandra. Un matrimonio que duró siete años.

En 1980 contrajo matrimonio con Isabel Preyler, una mujer a la que conoció en una proyección privada de la película «Fiebre del sábado noche», cuando ella aún estaba casada con Julio Iglesias, pero que le enamoró locamente.

Un romance con el Carlos Falcó saltó a la prensa rosa. En 1981 nació su hija, Tamara, y la familia disfrutaba de la paz del campo, pero esto acabó pronto, porque Isabel Preysler se aburría y volvió a la ciudad, donde conoció a Miguel Boyer.En 1986, Carlos Falcó se unió sentimentalmente a la anticuaria francesa Cristine Reiff y entre 1993 y 2011 estuvo casado con Fátima de la Cierva, con quien tuvo otros dos hijos. En 2017 contrajo nuevas nupcias con Esther Doña.

Tras su primer matrimonio, se trasladó a California, donde estudió Economía Agraria en la Universidad de Davis y se inició en el conocimiento de la enología. De regreso a España, en 1964, se dedicó a la explotación agrícola de sus fincas de Toledo y Extremadura.

Entre estas se encontraba la de «Casa de Vacas», en la localidad toledana de Malpica, heredada de abuelo materno, en la que emprendió su actividad como viticultor.

 Allí plantó viñas de origen francés a mediados de los setenta. Fue el introductor en España de las uvas Syrah y Petit Verdot, así como de la variedad Cabernet Sauvignon en Castilla La Mancha.

También ha sido pionero en la introducción de nuevas tecnologías agrarias como el riego por goteo, en 1974; las espalderas Smart-Dyson, en 1994, o el sistema de regadío conocido como «partial root drying», en 1999.

En 1982 sacó al mercado su primer vino blanco elaborado en la localidad vallisoletana de Rueda con uva de la zona, al que siguieron a mediados de los ochenta un tinto, basado en la cepa tipo Cabernet Suvignon, con el que consiguió gran renombre internacional.

Desde 1988 tenía en Malpica una de las bodegas más importantes de España.

De carácter emprendedor, en 1972 inauguró la empresa de ocio Safari Reserva El Rincón, para la exhibición de animales salvajes, sobre una finca de 66 millones de metros ubicada en localidad madrileña de Aldea del Fresno, donde contó con la colaboración de Félix Rodríguez de la Fuente.

También le tentó la política y se presentó a las elecciones de 1977 al Senado por la candidatura de Alianza Popular, pero no resultó elegido.

Su actividad empresarial sufrió una crisis en 1985 y tuvo que buscar un socio para la Reserva El Rincón y vender parte de su finca «La Barquilla», en Cáceres, para solventarlo. Los problemas del safari volvieron en 1995 cuando fue embargado el parque.

En 1993 presentó el tinto Durius, elaborado con vinos de Ribera del Duero y Toro, y en 1994 inauguró las Bodegas Marqués de Griñón, en La Rioja.

Muy ligado al mundo de la gastronomía, en 1990 recibió una de las menciones honoríficas en el Premio Nacional de Turismo y Gastronomía «Marqués de Villena» 89 y en 2014 fue galardonado con el Gran Premio a la Cultura Gastronómica que concede la Academia Internacional de Gastronomía.

Era miembro de la Academia Española de Gastronomía y de la Inglesa, y presidente de la Academia Castellano-Manchega de Gastronomía. Asimismo, era uno de los socios fundadores del Club Siglo XXI, de cuya dirección formó parte.

En 1999 publicó su primer libro, «Entender el vino», y en 2013 «Oleum», un tratado sobre el aceite de oliva.

Era presidente de Pagos de Familia Marqués de Griñón, propietaria de Dominio de Valdepusa y de Viñedos del Rincón.