Se ha ido Pau Donés. Tenía 53 años y llevaba los últimos 5 tratándose de un cáncer, intentado superar la enfermedad que ya le había dejado débil, delgado y cansado. Se ha ido el cantante de Jarabe de Palo, la voz de La flaca, de Depende, de Grita, de Bonito. De todas aquellas canciones que nos sabemos de memoria y que han llenado bares, coches y casas durante varias décadas.

Donés había retomado hace pocos meses su actividad musical tras un parón el año pasado. El cáncer que le diagnosticaron en 2015 le obligó a dejar los escenarios pero hace un par de semanas lanzaba nuevo single y aunque con un aspecto distinto, más delgado, más mayor, con la enfermedad mostrándose en su rostro, volvió a conquistar al público.

El videoclip de Eso que tú me das, parte del álbum Tragas o escupes, que se lanzo el 26 de mayo, ha sido su último trabajo y un absoluto éxito en reproducciones en internet. «La generosidad que habéis demostrado conmigo, y que siempre ha sido mucha más de la que realmente me he merecido», aseguró en un comunicado al ver que a los pocos días su disco ya tenía 772.000 escuchas en Spotify y 3.153.000 visualizaciones en YouTube.

Donés nunca ocultó su enfermedad, habló abiertamente de su lucha contra ella y participó en varios conciertos benéficos para la investigación contra el cáncer.

Su fallecimiento ha sido anunciado por su familia, que ha agradecido al equipo médico y a todo el personal hospitalario «todo su trabajo y dedicación durante todo este tiempo», y ha pedido el máximo respeto e intimidad en estos momentos tan difíciles.

En concreto, la familia ha dado las gracias al Hospital de la Vall d’Hebrón, Hospital Sant Joan Despí Moisès Broggi, el Institut Català d’Oncologia (ICO), el Servicio de Paliativos del Hospital de Vielha y el Instituto Oncológico de la Vall d’Hebrón (VHIO).

De J.& Co. Band a Jarabe de Palo

Pau Donés nació el 11 de octubre de 1966 en Montanuy, en Huesca, aunque su infancia la pasó en Barcelona. La música le tiró desde muy joven, con 12 años ya tocaba la guitarra y escuchaba música compulsivamente. Su hermano eligió la batería y cuando Pau tenía 15 años montaron su primer grupo J. & Co. Band que al poco tiempo se transformó en Dentaduras postizas.

Durante muchos años trabajó en una agencia de publicidad mientras iba de escenario en escenario y cuando consiguió el dinero suficiente para comprarse un primer equipo completo, comenzó a grabar sus primeros temas.

Su primer gran éxito llegó con La flaca, ya con Jarabe de Palo, una canción que hacía referencia a una mujer que había conocido en Cuba y que se convirtió en la banda sonora de aquel verano de 1996. Se trataba de una historia y una mujer real a la que se había encontrado al viajar a la isla para grabar el videoclip del Lado oscuro.