La Policía Local de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) desalojó en la madrugada de ayer dos veces el mismo local de copas por superar el aforo permitido y en la segunda ocasión localizó en dos habitaciones a decenas de personas hacinadas escondidas para no ser vistas por los agentes.

A través de sus redes sociales, la Policía ha informado de que pasadas las 4.30 horas de la madrugada fue requerida para acudir a un local en la zona conocida como «El Paraíso», por las quejas de varios vecinos ante el alto volumen de la música.

Los agentes desplazados comprobaron la veracidad de las llamadas y, tras desalojar el local, denunciaron al propietario en base a la Ley de Espectáculos Públicos de Andalucía.

Sin embargo, en la misma noche tuvieron que personarse de nuevo en el local, aunque cuando llegaron el mismo propietario negó que estuviese abierto, y argumentó que solo se encontraban en su interior algunos trabajadores, con música que no molestaba al exterior.

Ante las incongruencias de las manifestaciones del propietario, los agentes decidieron realizar una inspección del local, comprobando que al fondo había dos habitaciones, una que hacía las veces de almacén y una segunda con una puerta de seguridad para entrar, donde encontraron a unas 25 personas escondidas y hacinadas, sin guardar distancia de seguridad y con vasos de bebidas en las manos.

Los agentes comprobaron que se habían escondido para que el propietario del local eludiese la acción policial, por lo que tanto el gerente como todas las personas halladas fueron denunciadas por incumplir el Real Decreto que regula la nueva a la nueva normalidad desde las cero horas del pasado 21 de junio.