Si hay un sector que está siendo golpeado por los rebrotes y la presión social es el de la hostelería, en concreto, la parte del ocio nocturno. Tanto es así, que Fabrik, uno de los gigantes de la noche madrileña, ha hecho oficial este mismo domingo a través de un comunicado «el cese temporal de su actividad ante la posibilidad de rebrotes por Covid19».

En esta ocasión, la discoteca ha tomado la decisión por cuenta propia y sin que ninguna autoridad así lo exigiese porque considera que a pesar del varapalo que la pandemia ha dado al ocio, «lo primero es la salud y la seguridad» tanto de sus empleados como de sus clientes.

La sala había reabierto sus puertas cumpliendo con todas las medidas de prevención existentes en el momento, y, a pesar de sus grandes dimensiones, sin notificar ningún caso de contagio desde su regreso. Asimismo, según fuentes internas, se trata de un «gesto de responsabilidad social» ante la situación que se está viviendo y esperan «que todo se solucione lo antes posible y volvamos a divertirnos juntos».