La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha anunciado este miércoles que el Gobierno ha comenzado los trabajos para cambiar la ley de interrupción del embarazo y derogar la reforma de 2015 con el objetivo de que todas las mujeres tengan el derecho a decidir sobre sus cuerpos, incluidas las menores de 16 a 18 años, que hasta ahora necesitaban consentimiento paterno.

En una comparecencia ante la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados, Montero ha avanzado que se modificará la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, que incluirá el derecho a las «formas más novedosas» de anticoncepción y la promoción de la educación sexual y reproductiva.

Montero no ha especificado más sobre esta reforma que, según ha apuntado, busca «asegurar» que «todas las mujeres» tienen «derecho a decidir sobre sus cuerpos» y que el Ejecutivo está «haciendo todo lo posible para mejorar la salud sexual» de todas ellas.

Noticia en ampliación.