Varios hoteles de la costa catalana han comenzado a ofrecer alojamiento por unas horas para hacer la siesta acompañado de servicio de restaurante. Esta modalidad permitiría a los restaurantes de los establecimientos hoteleros mantenerse en marcha durante las restricciones a la hostelería que se han decretado en Cataluña.

«Aquí tenemos un ejemplo de innovación», escribía un lector en La Vanguardia, donde comparte una serie de fotografías para dar a conocer la iniciativa de aprovechar la hora de la siesta para servir comidas. Esta novedosa forma de pedir comida take-away sortea de una forma ingeniosa la prohibición de servir comidas en el restaurante del hotel.

De momento el Govern catalán ha ampliado diez días más el cierre de la hostelería para continuar reduciendo los datos de contagios por Covid-19 y así descongestionar la presión sanitaria. Asimismo, junto con la restauración, gimnasios y teatros permanecen cerrados en Cataluña.