El magistrado de vigilancia del Centro de Internamiento de Extranjeros de Barranco Seco en Gran Canaria, Arcadio Díaz Tejera, ha considerado «penoso e irresponsable» que se deje fuera del campamento de Arguineguín a más de 200 inmigrantes «sin dar ninguna explicación».

Díaz Tejera ha lamentado que no se explique el motivo por el que se hacinan a más de 2.000 personas en ese muelle y tampoco por qué les dicen ahora «que se vayan a caminar».

El magistrado ha recordado que no existe cobertura jurídica para mantener a estas personas más de 72 horas retenidas, que son las que se requieren para la asistencia sanitaria, la filiación y para la prueba de control de covid-19, la PCR.

Infracción administrativa

Fuera de ese plazo, si no hay una orden judicial nadie está detenido y, en el caso de estas personas, lo único que han cometido es una infracción administrativa por entrar de manera ilegal en España, lo que puede derivar en una multa o en expulsión, o ambas cosas, que debe tramitar un juzgado de Instrucción, ha añadido, informa Efe.

En su opinión, lo adecuado es enviarlos a un dispositivo de acogida, como se ha estado haciendo hasta ahora, por eso «no se entiende lo que ocurre», ha insistido el magistrado, que presupone que lo que se quiere evitar es una situación irregular e incurrir en responsabilidades», al no contar con recursos para su alojamiento.

El concejal de Seguridad de Mogán, Mencey Navarro, ha explicado a Efe que, tras conocer que estas personas abandonaban el muelle, el Consistorio ha decidido facilitarles un transporte a la capital, en concreto a la plaza de la Feria, en cuyas proximidades se encuentran la Delegación del Gobierno y el Consulado de Marruecos.

Según este edil, este grupo de inmigrantes «ha sido puesto en la calle sin ningún tipo de recursos, los han dejado fuera sin comida, bebida ni destino al que ir, a alrededor de las 16.00 horas».

El campamento de Arguineguín comenzó este martes con más de 2.000 personas acogidas en precario en sus instalaciones, mientras las embarcaciones de Salvamento Marítimo seguían trayendo nuevos rescatados al puerto (más de 500, hasta esta tarde).

Según el edil de Seguridad de Mogán, Según este edil, este grupo de inmigrantes «ha sido puesto en la calle sin ningún tipo de recursos, los han dejado fuera sin comida, bebida ni destino»

Ello ha agravado las condiciones de hacinamiento que vienen denunciando desde hace tiempo organizaciones como Human Right Watch, el propio Gobierno de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria, el Ayuntamiento de Mogán y el juez que supervisa el Centro de Internamiento para Extranjeros de Gran Canaria, Arcadio Díaz Tejera.

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, presente en el muelle ha denunciado que la Delegación del Gobierno no le ha dado una explicación sobre quién ha tomado la decisión de que esas personas salgan del muelle y por qué y ha subrayado que ha sido ella quien ha informado de lo que pasaba al presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres.

Fuentes del Ministerio de Interior han explicado que «en el caso de las personas que han abandonado hoy el muelle de Arguineguín, no han sido derivadas como es habitual al sistema de acogida como solución puntual ante la alta ocupación de las instalaciones. Se están realizando los trámites para reubicarlos en el sistema de acogida».

Este departamento asegura que «ha dado la orden para que se realicen los trámites pertinentes para conocer los detalles que han dado lugar a esta situación».

No obstante, las mismas fuentes han recordado que la legislación española no permite retener a los inmigrantes irregulares que no sean derivados a un centro de internamiento de extranjeros más allá de 72 horas, plazo en el que se les toma la filiación y, en el contexto actual de pandemia, se les hacen las pruebas de covid.

Solo en caso haberse dictado sobre ellos una cuarentena o una restricción de movilidad por razones sanitarias se les podrían impedir abandonar el campamento de Arguineguín tras las 72 horas, añaden las mismas fuentes.