Sociedad

'Sorteo rojo' y 'sorteo franquista', anécdotas de la historia de la Lotería de Navidad

El sorteo es parte de nuestras fiestas, su celebración nos trae infinidad de recuerdos, es símbolo de ilusión y buena suerte

Venta de periódicos en Burgos (1938) Archivo fotográfico de la Biblioteca Nacional de España

Los cantos de los niños y niñas de San Ildefonso marcan de forma tradicional el inicio de las fiestas de Navidad en España. Todos y todas estamos pendientes de las combinaciones de cinco cifras con las que hemos decidido jugar. Pero durante la Guerra Civil, exactamente en 1938, los españoles estuvieron atentos a dos sorteos que acontecieron de forma simultánea en nuestro país. Al estallar la contienda los dos bandos decidieron celebrar su propio sorteo de Lotería.

En un contexto determinado por la polarización política, la venta de décimos resultaba fundamental para el desarrollo del conflicto bélico y de eso fueron conscientes ambos bandos. En efecto, en 1935, más de un siglo después de los primeros sorteos celebrados, las ventas del sorteo ascendían a un 1,1% del Producto Interior Bruto (PIB) de España, lo que equivalía a un 3% de los ingresos totales del Estado.

Vídeo del NODO de 1939 que muestra el Sorteo de Navidad del año 1939.

El bando franquista organizó el evento en Burgos. Según muestra la portada de la edición del ABC en Sevilla del 23 de diciembre de 1938, se hacía referencia al «Sorteo Nacional». «Ayer se celebró en la España nacional el primer sorteo de la tradicional Lotería de Navidad», recoge el titular para luego detallar que el sorteo repartió sus tres primeros premios en Andalucía. «Se sabe muy poco de los agraciados con el gordo en Málaga. En Sevilla se vendió el segundo y en La Línea el tercero», recogen las líneas de la entradilla.

El resto de sorteos ordinarios tuvieron lugar en otras capitales como Madrid, Valencia y Barcelona, dentro de la II República, y Sevilla y Burgos, en la zona que permanecía bajo la influencia del alzamiento militar. Por otra parte, en 1937 fue cuando el sorteo republicano llegó a Barcelona, empujado por el avance de las tropas franquistas. Se estuvo celebrando en la capital de Cataluña hasta que el 21 de enero de 1939. Tan sólo cinco días antes de la entrada de las tropas de Franco. Su lista de premios ni siquiera llegó a publicarse.

208 sorteos desde el siglo XIX

A día de hoy ha habido 208 sorteos, 209 si se tiene en cuenta el que se tendrá lugar el próximo martes 22 de diciembre. Este se ha celebrado ininterrumpidamente desde principios del siglo XIX. Sus orígenes se remontan a diciembre de 1812, cuando se celebró el primer sorteo de la Lotería Nacional. Por aquel entonces el precio del billete era de 40 reales y el «Gordo» de 8.000 pesos fuertes, la moneda de aquel entonces en nuestro país.

Niños y niñas de San Ildefonso en el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. Foto: EFE EFE

Veinte años más tarde, en 1832 se emitieron 12.000 números clasificados en ‘bajos’ —los comprendidos entre 1 y 4.000—, ‘medianos’ —del 4.001 al 8.000— y los ‘altos’ entre el 8.001 y el 12.000. En 1837 se comenzó a dar dos primeros premios «Gordos» de igual cuantía. A pesar de que siempre se celebraba en el mes de diciembre, no fue hasta finales del siglo XIX, en 1892, cuando la gente lo empezó a llamar «Sorteo de Navidad». En 1897 se incluyó en los títulos de los boletos la frase de que referencia el popular evento.

En plena posguerra, en el 1942, los boletos se empezaron a imprimir en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre de Madrid. La única forma de saber los resultados era a través de los listados de la prensa o en directo con la radio. La llegada de la televisión a finales de los ‘años 50’ hizo que en 1957 se cantase el primero «Gordo» televisado de la historia. La evolución de nuestra sociedad también ha ido en línea con la celebración del Sorteo Extraordinario.

En 1974 se informatizó el sistema de la Lotería de Navidad, en 1984 participaron por primera vez niñas —ya que el Colegio de San Ildefonso pasó a ser mirxto—, o que el primer «Gordo» en euros fue en al año 2002. Esto hizo que el evento perdiese 9 minutos de duración por cantar «1.000 euros» en vez de «150.000 pesetas». El primer premio más madrugador fue en 2004, a las 9:15 de la mañana con el 54.600.

El suelo de la sala es de moqueta, ya que en caso de que se caiga una bola no rodará evitando así que se pierda. La historia del Sorteo Extraordinario de Navidad de Lotería Nacional hace que sea una de las tradiciones más extendidas en nuestro país. De ahí el valor de su larga trayectoria con cierta nostalgia. El sorteo es parte de nuestras fiestas, su celebración nos trae infinidad de recuerdos. Es símbolo de ilusión y buena suerte.

Te puede interesar

Comentar ()