Las concentraciones para reclamar la puesta en libertad del rapero Pablo Hasél han derivado este jueves en la tercera jornada consecutiva de disturbios en varias ciudades españolas como Barcelona y Valencia.

En Barcelona, grupos de manifestantes movilizados por la libertad de Pablo Hasel han vandalizado un comercio, han arrancado señales de tráfico, han asaltado una sucursal bancaria, han encendido contenedores y formado numerosas barricadas por varias calles del Eixample de Barcelona.

Según han informado los Mossos d’Esquadra, sobre las 21.10 horas en la calle Mallorca con paseo de Sant Joan un grupo de personas han lanzado objetos contra los efectivos policiales cuando trasladaban a una persona detenida y un policía ha resultado herido con un golpe en la cabeza.

Asimismo, en la calle Mallorca con Roger de Llúria se han lanzado piedras contra coches aparcados y otro agente ha sufrido una herida en la cabeza por una piedra que ha entrado dentro del vehículo policial.

Otro grupo ha roto los cristales de una oficina de Caixabank y ha entrado dentro, causando daños y llevándose al menos una lámpara.

Los vándalos también han cortado el trafico de la calle Mallorca con vallas y material de obra de los trabajos del nuevo colector de aguas en la zona de Diagonal, y se han hecho lanzamientos continuados de piedras, y también de pirotecnia, a los Mossos.

A pesar de los intentos de barricadas de los manifestantes, los Mossos han iniciado maniobras de dispersión que han sido respondida con una lluvia de piedras y botellas.

Tarragone también vive una noche de altercados

Los manifestantes de Tarragona en apoyo al rapero Pablo Hasél han montado barricadas y han quemado contenedores en la avenida Catalunya de la ciudad, tras cortar la calle en ambos sentidos, han informado los Mossos d’Esquadra.

Poco antes, uno del medio centenar de manifestantes que quedaban en ese lugar se ha puesto ante un coche de la Policía Local, que no ha parado mientras el joven se ha quedado encima del capó y ha caído por la parte trasera.

Unas 200 personas habían empezado a manifestarse este jueves por la noche en Tarragona, donde también han atravesado la AP-7.