Alarma equina en la Comunidad de Valencia por un brote de rinoneumonía.

El brote de rinoneumonía equina detectado en el Club Escuela de Salto (CES) de Valencia afecta al menos a otras tres instalaciones de la Comunidad, donde también se han tomado muestras con resultado positivo, según han informado a Europa Press fuentes de la Conselleria de Agricultura. Según han precisado, una de estas instalaciones se encuentra en la provincia de Castellón y el resto en la provincia de Valencia.

Precisamente este viernes, la consellera Mireia Mollà ha aprovechado su visita a las obras de modernización del regadío en Llíria, para hacer un llamamiento a que se comunique «cualquier indicio de posible brote» de sanidad animal o sanidad vegetal y que las autoridades puedan ponerse a trabajar en su control «enseguida».

En declaraciones a los medios, Mollà ha defendido una vez se puso en marcha el protocolo de actuación que marca el Ministerio a raíz del primer caso sospechoso, detectado el pasado 22 de febrero, «todas las administraciones e incluso universidades y centros veterinarios están trabajando para llevarlo a cabo «adecuadamente» y se está actuando con «total diligencia».

No obstante, ha admitido que «hasta llegar a ese momento de activación del protocolo han podido darse circunstancias no deseables que efectivamente han agravado la situación». Por este motivo, ha pedido «máxima colaboración» a la hora de comunicar estos casos.

No juguemos con estas cosas porque de hecho estamos viviendo una pandemia mundial», asegura la consejera de Agricultura

«No juguemos con estas cosas porque de hecho estamos viviendo una pandemia mundial y todos hemos de hacer esa gran reflexión de que somos más vulnerables de lo que creemos y por tanto mejor no ir a escondidas con nadie», ha advertido. Además, «las autoridades están para controlar los brotes, poner los mecanismos adecuados y solucionarlos», ha remarcado.

La consellera ha confirmado que hay una investigación en curso cuyos resultados, cuando se tengan, se darán a conocer «y se tomarán las medidas adecuadas para que estas circunstancias no vuelvan a pasar», ha asegurado.

Por el momento, su departamento ha publicado una resolución en el del Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) por la que suspende cautelarmente la celebración de certámenes o concentraciones de ganado equino y supedita los traslados de estos animales a que procedan de explotaciones no inmovilizadas y que vayan amparados por un certificado sanitario de traslado expedido por el servicio veterinario oficial.

La resolución suspende en el ámbito territorial de la Comundad Valenciana la utilización de la tarjeta de movimiento equino y del Documento de Identificación Equina (DIE) como sustitutivos del certificado sanitario de traslado. La presente resolución se mantendrá en vigor hasta que se levanten las medidas impuestas por una nueva resolución.

La detección de un brote de rinoneumonía equina en Valencia ha obligado suspender, al menos, hasta finales de marzo las competiciones de hípica programadas tanto en España como en otros diez países europeos, así como los clinics de entrenamiento.

El primer caso sospechoso se detectó en el CES de Valencia el pasado 22 de febrero, se tomaron muestras y fue remitido a las instalaciones del Hospital Clínico Veterinario (HCV CEU), en Alfara del Patriarca, donde se están tratando caballos afectados.

A partir de ese momento, la Conselleria de Agricultura puso en marcha la activación del protocolo de actuación para estos casos que marca el Ministerio. Se están inspeccionando instalaciones, se están tomando muestras de los animales, se han instalado hospitales de campaña y han venido veterinarios de la Real Federación Hípica Española (RFHE) pero por el momento se desconoce el origen del brote.

Estos días, el Hospital Clínico Veterinario (HCV CEU) ha tratado en sus instalaciones a 20 caballos, de los cuales 17 han necesitado atención de cuidados intensivos y siete han requerido la ayuda de arneses y polipastos para sostenerse durante los primeros días de hospitalización. Cinco se encuentran ya en fase de recuperación.

Estos días, el Hospital Clínico Veterinario (HCV CEU) ha tratado en sus instalaciones a 20 caballos

Las instalaciones de la CEU UCH cuentan con boxes de aislamiento de nivel 3 para caballos, que permiten adoptar las medidas necesarias para evitar la expansión del brote y frenar cualquier riesgo de contagio de la enfermedad.

Según explicaba la profesora y clínica Ana Velloso Álvarez, responsable del Área Equina del HCV CEU, en un comunicado, «los síntomas compatibles con el herpesvirus equino son fiebre, abatimiento, incoordinación al andar, parálisis vesical, o incluso alteraciones neurológicas más severas».

Por su parte, María de la Cuesta, responsable de Medicina Interna del HCV CEU, señalaba que «el herpesvirus equino no representa un riesgo para el personal que trabaja con los animales ya que no es una zoonosis. Pero por la facilidad de contagio entre los caballos, se ha decidido no aceptar estos días pacientes ajenos a este brote para evitar así cualquier tipo de riesgo».

Inicialmente, los especialistas de la CEU UCH formaron parte del equipo de más de 20 veterinarios de la propia organización del concurso, de la Real Federación Hípica Española y de la Federación Ecuestre Internacional (FEI) que comenzaron a tratar a los caballos afectados en el lugar del brote, llevando hasta allí la medicación y los recursos materiales necesarios.

No obstante, para hacer frente a la situación, el HCV ofreció sus instalaciones, dotadas con todo el equipamiento y las medidas de aislamiento necesarias, han subrayado desde esta institución. Para el Clínico Veterinario del CEU esto supone aislar toda un área del hospital mientras dure el brote para dedicarse en exclusiva a estos caballos y guardar después la preceptiva cuarentena, antes de poder continuar con la actividad normal en equinos.