Un matrimonio y su hija de 10 han sido hallados muertos este martes con signos de violencia por los bomberos que han ido a apagar el incendio que se había declarado en un chalé en el municipio de El Molar (Madrid).

Según las primeras pesquisas, el hombre, español de 48 años, presuntamente ha matado a su mujer, paraguaya de 47, y a su hija de 10 años tras disparar contra ellas anoche, y esta mañana quiso quemar la casa y después se suicidó.

Así lo han indicado a Efe fuentes de la investigación, que han precisado que el hombre no cuenta con denuncias previas por violencia machista y no figura nada en la base de datos de VioGen relacionado con él ni con su pareja.

Ha sido pasadas las once de la mañana cuando varios vecinos de la zona alertaban de una columna de humo proveniente de una de las casas de la urbanización, por lo que llamaron a la Policía Local, que pasó el aviso al 112.

Tres dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid acudieron a la casa y comprobaron que el fuego estaba muy localizado en tres estancias: la cocina y dos dormitorios.

El incendio, que llegó a romper por la fachada, fue fácilmente extinguido por los bomberos, que localizaron en la parcela los cadáveres de un hombre y una mujer y de una niña que no presentaban quemaduras al encontrarse fuera de las dependencias afectadas por el fuego.

Los sanitarios del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa 112) que acudieron a la vivienda solo pudieron confirmar la muerte de las tres personas.

Según las primeras pesquisas, tanto la madre, Mari Cruz, como la hija, Isabel, llevaban varias horas muertas. La progenitora presentaba una herida por arma de fuego y la niña solo por arma blanca, según fuentes de la investigación.

No obstante, fuentes el instituto armado han afirmado que en la primera inspección se han observado heridas por arma de fuego en los cadáveres, aunque han pedido esperar al resultado de la autopsia.

La vivienda se encuentra situada a las afueras del caso urbano, en un camino de tierra, denominado Camino Arroyo Cárdenas, que sale del kilómetro 38 de la autovía de Burgos (A-1).

Las fuentes han indicado que el hombre descerrajó un tiro en el pecho a su mujer y su hija, mientras que él se pegó un tiro en la cara.

Esta mañana el hombre ha intentado quemar la casa y los bomberos han apreciado que el incendio tenía tres focos, en la cocina y en dos dormitorios, pero los cuerpos no estaban en esas dependencias.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de las investigaciones y no descarta ninguna hipótesis, aunque los indicios apuntan a un nuevo caso de violencia machista, el cuarto en la Comunidad de Madrid desde el 1 de enero.

El suceso ha causado en El Molar una gran consternación entre los vecinos, que han reconocido estar en «shock» tras conocer la muerte de una familia «de diez», ya que nunca habían causado problemas, y ella estaba «cuando se la necesitaba», han contado los vecinos a los medios de comunicación.

La alcaldesa de El Molar, Yolanda Sanz, ha lamentado «profundamente la pérdida de tres vidas humanas».

«Hemos puesto todos los medios del Consistorio a disposición de Guardia Civil, Policía Local y el resto de fuerzas y cuerpos de seguridad de cara a esclarecer lo ocurrido lo antes posible», ha señalado en declaraciones remitidas a los medios.