El frío ha llegado y parece que va a quedarse: esta será una de las semanas más frías del año. Y qué mejor que un plato de cuchara para entrar en calor. El cocido madrileño es uno de los símbolos gastronómicos de la ciudad y al plato que se suele recurrir estos meses de invierno. Tradicionalmente se sirve en tres «vuelcos» conocidos como «sota, caballo y rey», aunque cada vez hay más variaciones al respecto. Algunos restaurantes lo plantean en dos, y otros incluso en cuatro. El primer vuelco corresponde a la sopa de fideos. En el segundo, se sirven normalmente las verduras junto con los garbanzos, y para el tercer vuelco se reservan las carnes.

El cocido es un plato transversal, se puede degustar en todo tipo de restaurantes. Desde el más caro al más barato. Desde la taberna de toda la vida al último restaurante de moda. No entiende de clases. Uno puede estar las 24 horas del día elaborando el plato y, otros en cambio, realizarlo en un par de horas. Hay muchas formas de cocinarlo. Incluso los ingredientes varían, pero normalmente son numerosos. Verduras, carnes y garbanzos suelen ser los protagonistas del plato.

El Independiente ha hecho una selección de los mejores cocidos que se pueden disfrutar en la capital por menos de 30 euros.

1. Taberna La Bola

La Bola lleva desde 1870 cocinando el cocido como entonces, sobre brasas de encina y en pucheros individuales de barro durante cuatro horas. Además, los cocineros utilizan los tradicionales pucheros de barro y se sirve en el mismo recipiente en el que se cocina. Dentro de los pucheros se meten los ingredientes en crudo: garbanzos, agua de Madrid, tocino, patata, chorizo y se lleva al carbón, donde se va cocinando durante más de cuatro horas mientras rellenan los pucheros con caldo.

Para la sopa te sirven un plato con los fideos ya cocidos y te vuelcan el caldo del puchero. Lo que queda en el puchero es el segundo vuelco con todo su sabor. El precio es de 23 euros.

2. Mazarino

El mítico restaurante Mazarino cuenta con uno de los mejores cocidos de Madrid. Se sirve cada miércoles, siguiendo la receta tradicional y utilizando un garbanzo pedrosillano como elemento estrella. El plato se sirve en dos vuelcos: primero la sopa y después los garbanzos y la carne. El precio es de 30 euros.

3. Taberna de La Daniela

A pesar de no contar con años de experiencia, La Daniela se ha convertido en uno de los mejores restaurantes para comer un buen cocido. Se sirve en tres vuelcos: sota, caballo y rey. En primer lugar la sopa, en segundo lugar los garbanzos y las verduras, y por último, la carne. Además, dejan la olla en la mesa para que puedas servirte y repetir si es que puedes.

La carta es amplia y tienen todo tipo de comida, pero su especialidad es el cocido, que se puede disfrutar en cualquiera de sus cuatro locales: en Cuchilleros, Goya, Medinaceli y Bernabéu. El precio por persona es de 28,50 euros. 

4. La Gran Tasca

La Gran Tasca cuenta con dos vuelcos. En primer lugar ofrecen una sopera de fideos acompañada de guindillas y cebolleta. Dejando en todas las ocasiones la sopera en el centro de la mesa para que cada comensal pueda repetir de sopa todo lo que desee. El segundo vuelco lo componen nada más y nada menos que 15 ingredientes: garbanzos castellanos selectos y verduras frescas, morcilla artesana de cebolla asturiana y un chorizo casero, tocino ibérico blanco, panceta ibérica entreverada fresca, costillar de cerdo de raza duroc y codillo de jamón punta, entre otros.

El restaurante abre todos los días sólo a mediodía y ofrecen su cocido a domicilio y para llevar. Su plato estrella cuesta 29,50 euros.

5. Cruz Blanca Vallecas

Se ha convertido en uno de los reclamos del barrio vallecano para tomar uno de los mejores cocidos madrileño. Por 24 euros se puede disfrutar de sus garbanzos castellanos de La Moraña, su carne y huesos con los que sale un caldo de infarto, la gallina, las puntas de jamón, el hueso de caña con su preciado tuétano, el chorizo, la morcilla, el tocino y las guindillas vascas con cebolleta. Además, sus croquetas son otro plato estrella.

6. El serón de Sieteiglesias

El Serón es un pequeño restaurante ubicado en Sieteiglesias donde poder disfrutar de una buena comida y un paseo por la Necrópolis. ¿Su especialidad? El cocido a la leña. Lo elaboran durante casi más de 15 horas o torreznos arrieros a baja temperatura. Durante el invierno solo abre al público viernes, sábado y domingo, por lo que es aconsejable realizar reserva. Su precio es de 22 euros.