Tokio 2020

Deportes JUEGOS OLÍMPICOS

Tokio 2020, la hora de Pablo Carreño

Ausente Nadal en Tokio, el tenista gijonés alcanza las semifinales en Tokio derrotando al número dos del mundo

Pablo Carreño celebra la victoria frente a Medvedev en Tokio 2020

Pablo Carreño celebra la victoria frente a Medvedev en Tokio 2020 COE/Diego Souto

Son sus primeros Juegos Olímpicos y llegaba nada menos que como el hombre bandera del tenis español tras la renuncia de Rafael Nadal. Pero ahí está Pablo Carreño. En semifinales. «¡Vamos, vamos, vamos!», grita al cielo de Tokio. Y se golpea el pecho. Acaba de tumbar al número dos del mundo, el ruso Daniil Medvedev, y está acariciando las medallas.

Necesito un dar un pasito más porque dije que venía aquí a ganar una medalla»

pablo carreño, número 11 de la atp

Y no es que Medvedev, ese tenista que llevó al límite a Nadal en la final del Us Open 2019, haya jugado mal. Ni mucho menos. Es Carreño el que ha elevado el pistón, el que mira de tú a tú al segundo mejor jugador del mundo. Y el que le manda a la lona: 6-2 y 7-6 (7-5) en una hora y 42 minutos para alcanzar las semifinales de los Juegos de Tokio 2020. Ahí le espera otra torre, otro ruso, Karen Khachanov, mañana a partir de las 08:00 horas de España.

«Es una de las mejores victorias de mi carrera», admite sin pestañear el español, que hasta hoy había ganado siete de los 44 partidos ante jugadores del «top ten». Número 11 del ranking mundial a sus 30 años, Pablo Carreño parece que ha alcanzado el punto de madurez definitivo. Tiene más carácter, más identidad y se atreve con todo.

Campeón en Hamburgo

El gijonés llegó a Tokio un poco más tarde que el resto de tenistas. La razón era que el 18 de julio, cuando sus compatriotas ya estaban en Japón, él estaba jugando y ganando la final del torneo de Hamburgo. El título más importante de los seis que tiene y el segundo de este 2021 en el que ya toca de nuevo con las yemas de las manos el «top ten». Su mejor posición en el ranking fue en 2017, cuando llegó al número diez tras alcanzar las semifinales del US Open.

Ha llovido mucho desde entonces, ha habido lesiones y bajones, pero aquí está de nuevo Carreño. “Se ha ido ganando un estatus, que quizás durante un año y medio por circunstancias perdió un poco, pero ha vuelto a recuperar. No es ninguna casualidad que esté ahí. Tiene nivel en todos los apartados: físico, mental y técnico para jugar mucho tiempo así”, decía hace pocos meses su entrenador, Samuel López, en la web de la ATP.

«No sé por qué no juega a ese nivel con más frecuencia… Hoy simplemente fue mejor que yo», le alabó tras el partido Medvedev, un talento descomunal. Ahora le toca el amigo y compañero de Medvedev, un Khachanov al que ha ganado en tres de los cinco precedentes. Por el otro lado del cuadro avanzan los dos cocos: Novak Djokovic, que busca el único gran título que le falta, y Alexander Zverev.

«Necesito un dar un pasito más porque dije que venía aquí a ganar una medalla. Soy el único que quedo de la Armada y me hace mucha ilusión seguir peleando por ella», indicó el español. En efecto, el último superviviente del tenis español en Tokio tras las derrotas de Pablo Andújar, Alejandro Davidovich, Roberto Carballés, Garbiñe Muguruza, Paula Badosa, Carla Suárez y Sara Sorribes. Queda Carreño. Es su hora.

Te puede interesar

Comentar ()