Deportes

Las lágrimas de Djokovic tras perder una oportunidad histórica en el US Open

El serbio cae en la final por 6-4, 6-4 y 6-4 ante Medvedev y pierde la oportunidad de completar el Grand Slam | El ruso gana su primer grande, mientras que Djokovic sigue empatado a 20 con Federer y Nadal

Djokovic no puede contener las lágrimas durante la final del US Open

Djokovic no puede contener las lágrimas durante la final del US Open Eurosport

Novak Djokovic perdió el partido más importante de los 1.176 que lleva en su carrera, el que le iba a catapultar en los libros de historia y el que iba a disipar muchas dudas sobre quién es el mejor tenista de siempre. El serbio sucumbió ante la presión en la final del US Open, donde cayó ante el ruso Daniil Medvedev por 6-4, 6-4 y 6-4 cuando tenía en la mano completar una gesta histórica. Acabó el partido llorando. Demasiadas emociones sin premio.

A sus 34 años, Djokovic desaprovechó una oportunidad que difícilmente vuelva. Tras ganar esta temporada el Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon, había llegado a la final del US Open dispuesto a completar el primer Grand Slam -ganar los cuatro grandes el mismo año- del tenis masculino desde Rod Laver en 1969. «Voy a jugar como si fuera el último partido de mi carrera. Voy a poner mi corazón, mi alma, mi cuerpo y mi cabeza», había avanzado el viernes.

Djokovic no solo tenía en juego igualar aquel registro de Rod Laver, presente en la grada neoyorquina, sino que se jugaba colocar el Grand Slam número 21 en su vitrina y desempatar con Roger Federer y Rafael Nadal en lo más alto de la lista histórico. Había mucho, demasiado, en juego y el serbio no pudo controlar ni las emociones ni a un Medvedev completamente desatado. El ruso, que se estrena en estas lides con 25 años, fue un huracán.

«Aunque no he ganado el partido, mi corazón está lleno de alegría y soy el hombre más feliz del mundo. Nunca me he sentido así en Nueva York, me habéis llegado al alma», ha señalado el serbio tras dos horas y 15 minutos de partido.

  • Daniil Medvedev, campeón del US Open tras vencer a Djokovic en la final
    • Compartir
    EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

Otra raqueta rota del serbio

Al igual que en el partido por el bronce de los Juegos de Tokio ante Pablo Carreño, Djokovic fue incapaz de controlar su frustración cuando se vio contra las cuerdas. Razones no le faltaban para el enfado. Tras perder el primer set, el serbio reaccionó en el inicio del segundo y tuvo hasta cinco oportunidades de break.

Uno de esos puntos se tuvo que repetir cuando Djokovic ya había restado un segundo saque de Medvedev porque sonó música en la grada. El árbitro ordenó repetir el punto, otorgando al sacador dos servicios. Djokovic se cabreó, resopló, maldijo en serbio y amagó con dar un raquetazo al suelo. El autocontrol duró muy poco, porque unos segundos después el número uno del mundo destrozó la raqueta contra el suelo de la Arthur Ashe. Otra imagen para el olvido del serbio

  • Djokovic revienta una raqueta durante la final del US Open ante Daniil Medvedev
    • Compartir
    EFE/EPA/JOHN G. MABANGLO

Lo que siguió a ese momento fue una exhibición de Medvedev. Una auténtica máquina de jugar al tenis. No le dio un respiro a Djokovic, que lo intentó siendo agresivo, haciendo dejadas, subiendo a la red. Pero no había solución posible para poder frenar al ruso.

Un campeón abucheado en Nueva York

Medvedev sólo dudó cuando tuvo que sacar para abrochar el triunfo. Con 5-2 a favor, tuvo un match point que desaprovechó con dos dobles faltas seguidas antes de entregar su servicio y dar un halo de vida a Djokovic. El serbio ganó tres juegos seguidos para ponerse 5-4 abajo y fue en ese cambio donde las emociones le salieron a borbotones. Con la grada de la Arthur Ashe, la pista más grande del mundo, animándole y coreando su nombre, Djokovic empezó a llorar. Sabía que la gesta se le escurría de las manos.

Para mí Djokovic es el mejor tenista de todos los tiempos»

Medvedev

Pero la gente quería más y después de espolear a Djokovic empezó a abuchear a Medvedev en su último turno de saque. El ruso no comprendía nada y hasta lo pagó con otra doble falta en su segundo match point. Pero a la tercera no falló y un resto de Djokovic que se quedó en la red puso punto final a la final.

Para Medvedev es su primer Grand Slam tras las finales que perdió en el US Open 2019 y el Abierto de Australia 2021. A sus 25 años es el número dos del mundo y acecha ya el trono de Djokovic, Nadal y Federer.

«Lo siento por los aficionados y por ti Novak. Todos sabíamos lo que tenía hoy en juego», ha iniciado Medvedev su discurso como campeón. «Pero todo lo que has conseguido este año, en tu carrera… No lo he dicho nunca en público, pero hoy lo voy a decir: para mí eres el mejor tenista de todos los tiempos».

Te puede interesar

Comentar ()