Hace unas horas, tras finalizar una de las rondas de prácticas de cara al US Open, Jon Rahm pasó por la sala de prensa y, obviamente, le preguntaron por su opinión del nuevo circuito millonario de golf. 

“Entiendo las razones de algunos para preferirlo (LIV Golf). Sinceramente, parte del formato no me convence. Tres días, salidas a tiro y sin corte no es un torneo de golf para mí, es así de simple. (…) Busco jugar contra los mejores del mundo y siempre he estado interesado en la historia y los legados, y eso ahora mismo lo tiene el PGA Tour”, aseguró.

Los torneos del PGA albergan alrededor de 150 jugadores que se han ganado su participación, es decir, no han firmado ningún contrato; y pasados dos días, los 65 primeros y empatados juegan los dos últimos días (lo que se conoce como pasar el corte). 

El golfista de Barrika también ha querido dejar un comentario sobre el dinero que ofrece este circuito, que es lo que está moviendo a muchos de los jugadores a unirse a LIV Golf. 

«Nunca he jugado al golf por dinero»

“Sí, el dinero es genial, (…) pero ¿va a cambiar nuestro estilo de vida con 400 millones? No. Incluso podría decir que me podría retirar ahora con todo lo que he ganado y vivir una muy feliz vida sin volver a jugar al golf. Nunca he jugado al golf por el dinero, sino por el amor que le tengo a este deporte”. 

La cifra que nombró el vasco podría ser un indicativo de que rechazó una oferta de esa cantidad de millones, pero no ha revelado nada de si los directores de LIV se habían puesto en contacto con él. 

El número 2 del mundo ha finalizado su visión de la nueva superliga diciendo que muchos de sus jugadores son aquellos que se van a “crear un plan de pensiones». En ese momento le han preguntado por su compatriota Sergio García, que es una de las tres incorporaciones españolas de LIV además de Pablo Larrazábal y Adrián Otaegui. 

La respuesta de Rahm, al respecto, fue: “Respeto su decisión. Sergio ha dado 20 o 25 años de su vida al PGA y European Tours y está en su derecho de hacer lo que quiera, no soy quién para juzgar”. 

Esta rueda de prensa con un sustancial apoyo al PGA Tour viene después de que Rory McIlroy soltaran un guiño el domingo hacia el director general de LIV Golf, Greg Norman, después de ganar el Open de Canadá: “Tenía un poco más de motivación hoy. Si ganaba, conseguía la vigésimo primera victoria. Una más que alguien”. Ese alguien es Greg Norman, el Tiburón Blanco. 

El tweet de Justin Thomas este domingo después de terminar su ronda, en la que jugó con Rory, tampoco se queda corto. “Esto es por qué jugamos, y por qué lo hacemos en el PGA Tour. (…)”.