Una niña de tres años ha fallecido en Rusia tras ser abandonada una semana entera sin comida ni bebida por su madre para irse de fiesta.

Según informa el periódico The Sun, Maria Plenkina, de 21 años, se habría ido siete días con amigos y habría optado por dejar a la pequeña sola en su domicilio situado en la ciudad de Kirov, al oeste de Rusia, según las autoridades.

La pequeña cumplía años la misma semana, y fue por ello que su abuela (de 47 años) encontró el cadáver de la niña cuando fue a entregarle su regalo. La mujer avisó inmediatamente a las autoridades y a la ambulancia, pero no pudieron hacer nada por ella.

Según el citado medio, la abuela no sabía que la madre había dejado sola a la niña ni de la situación en la que se encontraba la niña, a la que Plenkina había dejado encerrada y cortado el suministro de agua para que no pudiera beber.

Un portavoz de la investigación señala que la madre actuó a sangre fría, ya que «ni si quiera llora y no muestra arrepentimiento» y simplemente ha declarado que se fue, cortó el agua y dejó a la niña sola sin comida ni agua. Plenkina ya ha sido detenida acusada del asesinato de su hija con «extrema crueldad».