Samantha Josephson, una joven universitaria estadounidense de 21 años volvía a casa tras pasar una noche con sus amigos cuando decidió pedir un Uber para hacer el trayecto de vuelta.

La chica subió a un Chevy Impala color negro pensando que ya había llegado su vehículo. Pero se equivocaba, y subió por error al coche de un desconocido.

Cuando dejaron de tener noticias de Samantha, sus amigos avisaron a la Policía y, horas más tarde, unos cazadores hallarían el cuerpo sin vida de la joven en mitad del campo. Los hechos ocurrieron en Columbia, Carolina del Sur.

Las autoridades ya han detenido al principal sospechoso de su muerte, Nathaniel David Rowland, de 24 años.  «Creemos que entró en el coche del particular de manera equivocada, creyendo que era un coche de Uber. Abrió la puerta, subió y se marchó, con el sospechoso conduciendo», afirmó en rueda de prensa el jefe de Policía de la localidad, Skip Holdbrook, quien detalló que una cámara de seguridad había captado cómo la joven se subía a un coche negro antes de desaparecer.

El padre de la joven ha escrito en emotivo mensaje en redes sociales para despedirse de su hija: «Samantha ya no está con nosotros pero no será olvidada. Es extremadamente duro escribir y publicar esto, pero la quiero con todo mi corazón».