«Cuanto antes, mejor». Así manifestaba María José Carrasco, de 62 años y con esclerosis múltiple avanzada, el visto bueno a su marido para que le ayudase a morir. El hombre, Ángel Hernández Pardo detenido por la Policía Nacional, grabó esta semana unas imágenes en vídeo en el que la fallecida confirma que quería suicidarse, que no quería esperar más y que su marido le ayudara a seguir «adelante» con su propósito.

En una imágenes emitidas este jueves por Telecinco y grabadas el martes, el detenido, de 70 años, le pregunta a su mujer, de nacionalidad española, que aparece postrada en una cama y sin apenas poder hablar por la enfermedad que sufre, si quiere que el suicidio se lleve a cabo ya, y ella responde afirmativamente. También le pregunta si sabe que él tiene que ayudarle porque «no hay nadie que le pueda ayudar» y ella le responde también con un sí.

«Tú lo sabes y me los has pedido muchas veces, muchas veces, más de las necesarias; pero claro, yo confiaba en que se aprobara lo de la eutanasia pero visto lo visto…», le comenta el marido, en alusión a la iniciativa parlamentaria sobre la Ley de eutanasia y muerte digna que ha debatido esta legislatura el Congreso de los Diputados pero aún sigue en tramitación y no ha sido aprobada.

María José estaba enferma de esclerosis múltiple desde los 32 años, según han adelantado en Cuatro y Telecinco, y durante todo este tiempo habría estado dependiendo de los cuidados de su pareja, que le administraba morfina para ayudarle a calmar los dolores.

confiaba en que se aprobara lo de la eutanasia, pero visto lo visto…»

La esposa le pide que siga «adelante» con el suicidio asistido. Entonces, el ahora detenido le comenta que lo preparará al día siguiente y ella le da el visto bueno añadiendo que «cuanto antes, mejor».

Un día después, el miércoles, Ángel grabo otro vídeo en el que afirma: «ha llegado el momento, el que tanto deseabas» mientras que la esposa bebe un poco de agua para comprobar que puede tragar. «No es mucho, pero puede que sepa mal. ¿Estás decidida?», le pregunta su marido. Entonces, María José le dice que sí y bebe con una pajita del vaso sujetado por su marido, que supuestamente contiene arsénico. Cuando acaba de beberlo él le da la mano «para notar la ausencia definitiva de su sufrimiento» y el vídeo se corta.

Tras lo ocurrido, sobre las 14.50 horas de ayer, el hombre llamó a los servicios sanitarios y un indicativo del Summa-112 acudió a la vivienda, situada en el número 11 de calle Federico Carlos Sainz de Robles, en el madrileño distrito de Aravaca, y certificó la mujer había fallecido. El arrestado manifestó que le había suministrado una sustancia letal para provocarle la muerte a su esposa debido a su estado.

Al lugar de los hechos se personaron agentes del Grupo V de Homicidios, que detuvieron al hombre e interrogaron a un periodista que estaba con él. Ángel, acusado de un delito de homicidio, fue dirigido a los calabozos de la comisaría de Tetuán, donde tomó declaración y pasará mañana viernes por la mañana a disposición judicial, según han informado a Europa Press un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.