Sucesos

Arranca el juicio de la madre que drogó y asfixió a su hija de nueve años

Comienza el juicio a una mujer acusada de drogar y asfixiar a su hija de nueve años. El terrible suceso tuvo lugar el pasado 16 de enero, cuando la progenitora, que se encontraba en su vivienda junto a la menor, aprovechó para administrarle una excesiva dosis de medicamentos para después asfixiarla con las manos y la ayuda de una almohada. Por este crimen, la Fiscalía pide para la madre prisión permanente revisable.

Una joven fue la encargada de dar la voz de alarma tras encontrarse ese 16 de enero de 2019 a las 21.00 horas en la calle George Steer de la capital vizcaína, a su madre y a su hermana de nueve años inconscientes y abrazadas. La joven decidió llamar a emergencias, que lograron reanimar a la madre y fue evacuada en estado grave. La menor corrió una peor suerte, ya que los médicos no pudieron hacer nada por ella. Días después del suceso, la madre fue detenida por la Ertzaintza y, posteriormente, ingresó en prisión.

Según los documentos a los que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía, la acusación popular y la acusación particular incluyen en sus escritos que la procesada estaba en el domicilio con sus hijas de nueve y 19 años, y una nieta (hija de la mayor). Las dos últimas abandonaron el lugar alrededor de las once de la mañana, mientras que la acusada permaneció con la pequeña, que ese día no iba a clase porque había huelga en su centro escolar.

Posteriormente, madre, hija mayor, hija menor y nieta comerían con normalidad, aunque la primogénita notó que su hermana se encontraba en un estado casi inconsciente, por lo que alertó a la madre. Posteriormente, madre e hija mayor trasladaron a la pequeña a la cama, y la progenitora de ambas aprovechó su momento a solas con la pequeña de nueve años «para acabar con su vida», según indican las clasificaciones provisionales de las acusaciones.

Estas señalan que la madre dio a la niña una cantidad «masiva» de medicamentos, algunos de los cuales estaban por encima del «rango tóxico» y contenían un «nivel letal». Una vez sola, habría aprovechado para presionar la nariz y la boca de la menor con las manos y un objeto blando, que podría ser un cojín o una almohada.

Delito de asesinato con alevosía

Las acusaciones afirman que estos hechos son sinónimo de un delito de asesinato con alevosía, ya que han tenido en cuenta que se trata de una menor de 16 años y que comparte parentesco con la acusada. De este modo, piden que la presunta autora del crimen, que no presentaba «causa alguna que modificase sus capacidades cognitivo-volitivas», la pena de prisión permanente revisable e inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena.

El juicio dará comienzo a las 10 de la mañana, momento en que se dará a conocer a los nueve miembros del jurado. Esta sesión de la vista oral y la del día 16 se celebrarán a puerta cerrada, algo que ha determinado el propio tribunal. En estas dos fechas declararán la acusada y otras personas y se llevarán a cabo precisiones sobre el levantamiento del cadáver y la autopsia.

Entre los días 13 y 16 de diciembre le tocará el turno de testificar a miembro de la Ertzaintza, forenses y se leerán a los informes. A diferencia de las dos sesiones anteriores, se podrá acceder a la sala de vistas sin cámaras. A través de un auto, Nekane San Miguel, presidenta del tribunal del jurado, explica que esta medida minimiza «el riesgo de teatralizar el proceso», además de la influencia de «juicios paralelos».

Comentar ()