El incendio que permanece activo en una extensa área de las comarcas zamoranas de Aliste y Tierra de Alba, con un perímetro cercano a los 38 kilómetros, afecta a una superficie estimada de más de 2.000 hectáreas, y también siguen activos los registrados en la provincia de Málaga.

Después de que ayer y esta madrugada saltara la alarma en Lober de Aliste (Zamora), y en varios municipios de la provincia de Málaga por la declaración de incendios forestales, la situación en general ha mejorado, pero estos pueden seguir dando algunos problemas porque la mayoría no se han extinguido.

De hecho, el único que se da por extinguido es el de Gaucín, en Málaga, declarado en la jornada del sábado.

Los servicios de extinción de incendios siguen por tanto trabajando para tratar de terminar con los incendios de estas dos provincias, que han obligado a activar a efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) en Zamora y a desalojar a vecinos -ya en sus casas- en Colmenar, Málaga, por la proximidad del fuego.

La jornada comenzó con el incendio en Lober de Aliste sin control tras arrasar cientos de hectáreas y afectar el fuego a varias naves, un camión autobomba y una vivienda, pero horas después este ya se encontraba sin llamas y con la zona afectada perimetrada.

El incendio, que no obstante permanece activo, ha afectado por el momento a una extensa área de las comarcas zamoranas de Aliste y Tierra de Alba, con un perímetro cercano a los 38 kilómetros y una superficie estimada de más de 2.000 hectáreas, según fuentes de la Junta de Castilla y León.

Pese a que el área está delimitada y no hay llama visible, el incendio aún se considera activo porque continúa el viento y existe riesgo de que se reproduzca.

En la zona han intervenido este domingo por la mañana hasta diecisiete medios aéreos de extinción junto a unos trescientos efectivos de la Junta de Castilla y León, el Ministerio para la Transición Ecológica, la Unidad Militar de Emergencias, la Diputación de Zamora y el apoyo de la Guardia Civil.

También se encuentran de manera preventiva medios sanitarios de Emergencias de Sacyl, y en Carbajales de Alba, donde se ha habilitado el centro de mando avanzado y se ha preparado el pabellón polideportivo por si fuera necesario efectuar alguna evacuación.

Entre los medios que han trabajado en el incendio figuran doce helicópteros y cinco aviones, once técnicos y veinte agentes medioambientales, nueve brigadas de especialistas en la lucha contra los incendios forestales y tres brigadas de refuerzo, diez retenes de maquinaria y quince vehículos autobomba.

También han intervenido diecinueve cuadrillas de tierra, tres nocturnas, una unidad de la UME con 72 efectivos y tres dotaciones de los bomberos del consorcio provincial de extinción de la Diputación de Zamora.

En Málaga, este fin de semana se han declarado cuatro incendios. El último, aún activo, en Alcaucín, sobre las 9:30 horas, al que han acudido varios efectivos, entre ellos un helicóptero de extinción y transporte de brigada y 19 bomberos forestales.

Los otros tres siniestros que afectan a esta provincia andaluza se han registrado en los términos de Gaucín (extinguido), Almogía (controlado) y Colmenar.

Incendio en Lober de Alister (Zamora) | EUROPA PRESS

En esta última población, el incendio ha sido, primero estabilizado y luego controlado, lo que ha posibilitado que vuelvan a sus viviendas medio centenar de vecinos que fueron desalojados.

Después de conocerse el regreso de los vecinos, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, felicitó en su cuenta de Twitter al Infoca (servicio de extinción de incendios forestales de Andalucía) y a Emergencias 112 por su rápida actuación. «El dispositivo sigue trabajando», señala en dicho texto.

El fuerte viento en la zona complicó los trabajos de extinción, si bien este incendio quedó estabilizado alrededor de las 10:00 horas, y controlado sobre las 12:15 horas.

Infoca ha desplegado un dispositivo compuesto por un total de 63 bomberos forestales junto con tres autobombas, cuatro técnicos de operaciones, un técnico de extinción, la Unidad Móvil de Meteorología y Transmisiones y un helicóptero.

El teléfono 112 recibió más de 80 llamadas de vecinos, la primera de ellas sobre las 00.10 horas, alertando del fuego en las proximidades de la carretera A-4152, que une Cerro del Águila con Alfarnate.

El mapa de riesgo de incendios forestales amaneció en rojo (extremo) y naranja (riesgo muy alto) tanto en Zamora como en Málaga, además de en zonas de otras provincias españolas como Lleida, Huesca, Zaragoza, Soria, Alicante, Valencia o Granada.

Estos niveles, generados automáticamente a partir de datos meteorológicos y modelos numéricos de predicción del tiempo, mejoran mañana, aunque, en concreto, las provincias de Málaga y Zamora continúan en rojo y/o en naranja, según la Agencia Estatal de Meteorología.