Un desconocido hizo saltar las alarmas en el complejo Nou d’Octubre de Valencia tras dejar los restos del que aparentemente sería un ritual santero y obligó ayer a activar el protocolo policial de alerta antiterrorista en la capital de la Comunidad.

Todo terminó siendo una curiosa falsa alarma, pues la Policia Nacional comprobó que había una gallina, dos cabezas de ave y unos cocos que conformaban una extraña imagen que terminó siendo nada más que un susto.

El extraño caso desató la alarma policial en torno a las 12.50 horas. Al parecer, vigilantes del complejo detectaron que un hombre paraba con un coche y dejaba un paquete sospechoso en la zona de aparcamientos para luego marcharse del lugar.

La alarma duró menos de veinte minutos, tiempo en el cual los especialistas policiales abrieron el bulto, un envoltorio de papel, y descubrieron que el paquete sospechoso contenía las aves muertas y decapitadas junto a otros elementos que la Generalitat no quiso aclarar.