La investigación correspondiente a la muerte del oso Cachou, que fue envenenado el pasado 9 de abril, ha destapado una red de tráfico de cocaína en el Valle de Arán (Lérida). Tras varios meses siguiendo la pista a cuatro sospechosos entre Mossos d’Esquadra y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, se ha desarticulado una organización criminal que se ha cobrado un total de 12 detenidos entre Castellón (Valencia) y la propia provincia de Lérida.

Según detalla La Vanguardia, entre los detenidos figura el alcalde de la pedanía de Casau, en la comarca mencionada, quién quedo en libertad con cargos. La red disponía de un laboratorio donde se confeccionaba la cocaína para una posterior venta al público en la zona.

La muerte de Cachou, en línea con un delito contra la fauna, estaba relacionada directamente por una ingesta de sustancias tóxicas, concretamente etilenglicol, según se confirmó en un posterior análisis toxicológico. Las pesquisas determinaron que habría cinco sospechosos relacionados con su muerte.

Se abrió así una investigación paralela relativa a la desarticulación de dicha red mencionada. El animal se encontró concretamente en el fondo de un barranco de 40 metros de profundidad. Por el ,omento no se descartan nuevas detenciones ya que el animal es una especie protegida.