Riccardo Ceccobelli, un sacerdote de 42 años de Todi, en Italia, ha decidido colgar la sotana tras haberse enamorado. «Mi corazón se enamoró, nunca he tenido la posibilidad de traicionar las promesas que hice. Pero quiero intentar vivir este amor», explicó el sacerdote a su superior.

Según ha informado medio italiano Il Corriere della Sera, todo el mundo era conocedor de que Riccardo estaba comprometido con una mujer bajo el nombre de Laura. Ceccobelli confesó que la decisión de dejar la Iglesia ha sido complicada, pues ama y respeta a dicha. 

Su confesión de amor se produjo en plena misa, en público y delante de los feligreses. «Me he enamorado», espetó. Riccardo Ceccobelli ha sido suspendido como sacerdote y ha iniciado los trámites para volver al estado laico, según ha informado el mismo medio italiano.

La ‘confesión’, en público, frente a los feligreses y a su obispo, la hizo durante la misa dominical. El sacerdote fue suspendido del servicio e inició los trámites para volver al estado laico, según la misma fuente.