Sucesos

El asesino de Texas publicó minutos antes que iba a disparar contra una escuela primaria

Salvador Ramos

Salvador Ramos Twitter

La masacre de Texas protagonizada la noche de ayer por la muerte de 19 niños y dos maestros en una escuela primaria fue advertida a través de redes sociales minutos antes del ataque por el propio asesino. Hizo tres publicaciones: en la primera avisaba de que iba a disparar a su abuela, en la segunda confirmaba dicho disparo y en la tercera que iba a disparar a una escuela, tal y como ha confirmado el gobernador del Estado el miércoles.

Salvador Ramos, de 18 años, usó un rifle semiautomático estilo AR-15 en el baño de sangre del martes en la Escuela Primaria Robb en Uvalde. Había comprado legalmente dos rifles de este tipo pocos días antes del ataque, a días de cumplir 18 años, según el relato de las autoridades.

Salvador Ramos en su cuenta de Instagram
Salvador Ramos en su cuenta de Instagram

Las mismas aseguran que Ramos discutió con su abuela, de 66 años, antes de cometer el crimen. El joven había subido a las redes sociales fotografías de las armas que había comprado de forma legal en una tienda de la localidad. La abuela, de acuerdo con algunos vecinos, sabía de los planes de su nieto y quiso impedir que los llevara adelante. Ramos disparó contra ella. Fue trasladada a un hospital de San Antonio y se encuentra en estado crítico. En el patio de la casa quedó tirada una mochila llena de munición.

30 minutos antes del baño de sangre, Ramos hizo esas tres publicaciones, dice el gobernador Gregg Abbot. También este, confirma que Ramos es residente de la comunidad, a 135 kilómetros al oeste de San Antonio, no tenía antecedentes penales o de salud mental conocidos.

Abbot lamentaba lo sucedido en una conferencia de prensa celebrada el día de hoy, aunque el demócrata Beto O’Rourke, que se presenta contra Abbott para gobernador este año, le recriminaba que podría haberse evitado, calificando la tragedia de «predecible». Fue escoltado a gritos de «hijo de puta enfermo»

A medida que surgieron detalles del último asesinato en masa para sacudir a Estados Unidos, el dolor envolvió a la pequeña ciudad de Uvalde, con una población de 16 000 habitantes. Entre los muertos se encontraban una joven saliente de 10 años, Eliahna García, a la que le encantaba cantar, bailar y jugar al baloncesto; un compañero de cuarto grado, Xavier Javier López, que había estado esperando ansiosamente un verano de natación; y una maestra, Eva Mireles, con 17 años de experiencia cuyo marido es oficial del departamento de policía del distrito escolar, detalla AP News.

Ramos hizo testigo a una usuaria de Instagram

Ramos compró su segunda arma la semana pasada, la cual compartió después en Instagram, etiquetando a una usuaria con más de 10.000 seguidores. Ella, sin entender por qué la etiquetaba, preguntaba a Ramos, quien le contestaba «estoy a punto de hacerlo».

La red social ha confirmado a The Associated Press que está trabajando ocn las fuerzas del orden para revisar la cuenta, pero se ha negado a responder a las preguntas sobre las publicaciones. También están mirando una cuenta de TikTok que parece perteneciente al asesino. Su perfil dice «Niños, tened miedo IRL».

Salvador sufrió acoso escolar

Salvador Ramos era un joven solitario que sufrió acoso escolar cuando era niño porque tenía dificultades en el habla y por la complicada situación financiera de su familia, según publican medios estadounidenses como el Washington Post y la CNN tras hablar con amigos y compañeros de clase del asesino. Uno de ellos, Santos Valdez Jr., ha asegurado al Washington Post que Salvador y él eran amigos hasta que «su comportamiento empezó a deteriorarse». Asegura que un día apareció con la cara llena de cortes: «Me dijo que se había cortado la cara con cuchillos una y otra vez por diversión». Además, Ramos faltaba a la escuela secundaria durante largos periodos de tiempo, por lo que no iba a graduarse este año con sus compañeros.

La imagen, que circula en las redes sociales, es granulada, pero parece vislumbrarse una metralleta semiautomática. El gobernador de TexasGreg Abbott, ha explicado que el asesino «portaba una pistola y posiblemente un rifle». Lo que está claro es que esta es otra masacre estudiada con antelación. Un chico de dieciocho años ha matado a 19 niños y dos adultos antes de caer abatido por la policía.

Te puede interesar

Comentar ()