Sucesos

Crimen de Alcàsser: piden nuevos análisis de ADN para confirmar la participación de Antonio Anglés

Europa Press

La Asociación Laxshmi para la Lucha contra el Crimen y la Prevención, ha solicitado al juez que autorice nuevos análisis ha solicitado al juzgado instructor del caso que se analice ropa de las niñas y otros enseres para poder corroborar a participación del fugado Antonio Anglés en el secuestro, violación y asesinato de Míriam, Toñi y Desirée, que desaparecieron en noviembre de 1992 y cuyos cuerpos fueron hallados en el paraje de La Romana dos meses y medio después.

La entidad sostiene que, hasta la fecha, no se han encontrado vestigios que vinculen biológicamente a Anglés con las víctimas, o a estas con determinados escenarios o elementos del crimen, según ha apuntado a Europa Press.

Según el presidente de la asociación, Félix Ríos, que es criminólogo y perito judicial, y un doctor especialista en genética, las técnicas de amplificación de ADN actuales pueden permitir encontrar estos restos donde no se podía obtener en los años 90.

Por este motivo, la acusación popular ha reclamado que se intente obtener ADN de varias muestras: ropa de las niñas; tapizado bajo el freno de mano del vehículo que presuntamente transportó a las menores; raspaduras en el interior de la caseta a la que se las llevaron o la moqueta que las envolvía en la fosa de La Romana.

Con esta última petición, el equipo del criminólogo Félix Ríos considera que queda concluida la revisión forense del caso. El equipo del Proyecto Prometeo ha realizado un total de siete informes de revisión: sobre reanálisis de los vehículos, reanálisis de pelos y otros elementos hallados en los escenarios, sobre aspectos antropológicos del caso, sobre recomendaciones en la búsqueda internacional de Anglés, sobre la huida de dicho prófugo, sobre interpretación de posibles manchas de sangre en el Opel Corsa, y ahora este informe sobre viabilidad de pruebas genéticas en determinadas piezas de convicción.

Las niñas de Alcàsser fueron asesinadas en 1992, un caso por el que fue juzgado y condenado a 170 años de prisión Miguel Ricart, que salió de prisión en 2013 tras desactivarse  la doctrina Parot. Junto a él, la sentencia considera autor material a Antonio Anglés, que se fugó tras la aparición de los cuerpos.

A Anglés, cuya responsabilidad penal no se extinguirá hasta diciembre de 2029, se le perdió la pista en 1993 en la bahía de Dublín, cuando viajaba como polizón en un barco.

Sobre este aspecto, el juzgado ordenó el pasado año que se tomara declaración a la tripulación y al capitán del ‘City of Plymouth’, el barco en el que Anglés huyó a Irlanda como polizón. Se adoptó esta medida tras el informe que recibió el juzgado por parte de la Policía española a raíz de unas declaraciones de marineros en un programa de televisión.

Te puede interesar

Comentar ()