El pasado sábado, un policía fuera de servicio desalojó a un viajero sin billete y sin mascarilla que agredió físicamente al interventor dentro del Intercity de Renfe. El trabajador tuvo que ser revelado por otro compañero y acudir a un centro sanitario para ser atendido y evaluado. El tren salió a primera hora de Madrid dirección Badajoz, y tras el incidente, el policía, que en ese momento viajaba a bordo, expulsó al viajero en la siguiente parada, en este caso, la de Torrijos.

Renfe ha confirmado en una nota de prensa que la víctima ya lo ha denunciado en un juzgado de Mérida. Y ha calificado la agresión como «un hecho totalmente aislado» que «no forma parte del desarrollo habitual» del servicio en Extremadura «ni es representativo del comportamiento respetuoso» de los clientes hacia el personal de la empresa.

El protocolo habitual en casos de alteración del orden público a bordo de un tren lo inicia el propio interventor, que informa del incidente a la policía para que acceda al tren en la siguiente estación en la que sea posible y resuelva la situación, según explica Renfe.