Efectivos de la Guardia Civil de Tráfico de Valencia han auxiliado a una familia que se encontraba inmovilizada en una retención en la A-7 cuando su bebé tenía que ser trasladado al Hospital de manera urgente.

Los hechos se produjeron durante la noche del 30 de noviembre sobre las 22.30 horas, en el kilómetro 331 de la autovía A-7, donde una madre se encontraba parada en su vehículo debido a un siniestro vial múltiple entre vehículos pesados y turismos que provocaron retenciones de varios kilómetros en sentido Barcelona desde primera hora de la tarde.

La mujer viajaba en el vehículo con su bebé de tres meses de edad, que se encontraba enfermo y con una fiebre muy elevada. Al observar que la circulación estaba prácticamente detenida se detuvo para solicitar auxilio al resto de conductores de la vía. Tras realizar llamada al 112, una patrulla de la Guardia Civil se dirigió al lugar consiguiendo localizarles.

Los agentes comprobaron que el pequeño tenía una alta temperatura, que no respondía a los estímulos externos y se encontraba en estado de shock. Por su parte, la madre estaba muy nerviosa, con ansiedad y era incapaz de conducir su vehículo. Por ello, un agente condujo el coche junto a la familia hacia Hospital de Manises, mientras el otro guardia civil conducía el vehículo oficial en primer lugar facilitándoles el paso.

Con esta actuación de los guardias civiles «y en apenas 10 minutos», pudieron abandonar la retención y llegar al centro hospitalario, donde el menor fue atendido inmediatamente por servicios médicos y consiguió recuperarse «sin problemas», destaca al Benemérita en un comunicado.