A Ángel y Fernando se les perdió la pista en el madrileño distrito de Carabanchel. Los chicos habían salido a comprar unos bocadillos con su padre cuando este se desvió un momento para acudir a una lavandería. Cuando volvió, ya no estaban, y los familiares de los menores interpusieron una denuncia el mismo sábado ante la comisaría de Villa de Vallecas. Al parecer, el cadáver que ha hallado la Policía Nacional en un vertedero de Toledo podría ser el de Fernando, de 17 años, uno de los dos primos menores desaparecidos el pasado 10 de diciembre en Madrid.

Manuel Soto, el jefe superior de la Policía de Madrid, ha confirmado hoy en una rueda de prensa sobre el dispositivo de Navidad y Nochevieja el hallazgo de un cadáver en este vertedero provincial de Toledo. Ahora se trata de confirmar la identidad de este cuerpo y están buscando más restos y si hubiera otro cadáver en la zona.

«Desde la desaparición, nos hemos volcado con la investigación de este caso, por parte del Grupo de Policía Judicial, también del Grupo de Desaparecidos de la Brigada Provincial y hemos estado todos los días de forma permanente buscándolos. Y tras el hallazgo hemos trasladado de forma inmediata información al Grupo de investigación y estamos mirando», ha informado.

Según ha informado Europa Press, fuentes policiales consideraban en un principio que la desaparición fuera voluntaria pero luego «se complicó» y podría haber sido retenidos por unas personas que habrían chantajeado a su familia para conseguir un rescate por una deuda relacionada con las drogas.