Así pasamos la Navidad, gastando más de lo habitual y con la familia. La encuesta de El Independiente con el panel de Google Surveys, la primera realizada por un medio español con fines editoriales con este sistema, confirma que las fiestas siguen siendo muy familiares. No hace falta ser un gurú de la Sociología de la Familia para destacar que los españoles hacen piña con su familia en Navidades, pero lo hemos comprobado. Nochebuena y, en menor medida, en Nochevieja, siguen siendo acontecimientos familiares. El 86,5% de la muestra cena en familia en Nochebuena y el 85% en Nochevieja. En un año que termina con el descubrimiento del prefijo pos, no podemos dibujar una posnavidad, ni una realidad social para pintar un titular llamativo o dejar un tuit de impacto. Y esto es porque la Navidad tiene un núcleo duro sobre el que todo sigue girando: la familia, la mesa en la que se junta y lo que nos regalamos.

[infogram id=»ac24f9d5-5ebd-4397-9be4-eba1b9a74fec» prefix=»h9M» format=»interactive» title=»Encuesta navidad 1″]

La burbuja navideña nos acerca a la familia (30%), nos hace recordar a nuestros seres queridos (27%) y nos da alegría (26,4%), pero también nos agobia y estresa (18%). Y es que tanta alegría oficial, tantos eventos familiares y tantos regalos que hacer también agotan. Aunque un 8,9% reconoce que la Navidad le produce «ganas de comprar cosas». Y aquí es donde la posmodernidad ha atacado duro a la Navidad, ya que hay más encuestados abiertamente consumistas que personas con “sentimientos religiosos” en las fiestas más importantes de la tradición cristiana (5,7%). Esta secularización de la Navidad es especialmente apreciable cuando sólo un 5,6% de los encuestados asegura que va a la Misa del Gallo. Pero eso no quita para que el 25% mantenga la tradición de poner un belén. Aunque a mucha distancia de los que ponen el árbol de Navidad (43%).

[infogram id=»0b6573d5-8260-47e4-96bf-ece6ba20f3b2″ prefix=»yOo» format=»interactive» title=»Encuesta navidad 2″]

Más gastos que el resto del año

El dinero vuela en estas fechas, los encuentros familiares, las cenas de empresa o con amigos provocan un baile presupuestario importante en los hogares. Solo un 13,2% asegura mantener el mismo nivel de gasto que el resto del año, frente a un 22,8% que confirma que duplica los gastos de un mes ordinario y un 40,7% que gasta más, pero no tanto como el doble.

Los regalos son un de los capítulos importantes del gasto de los españoles. En este aspecto la fidelidad a la tradición de los Reyes Magos se mantiene con fuerte arraigo entre los entrevistados (26%) frente a los que son exclusivamente fieles a Papá Noel (10%). Aunque la práctica más extendida y es la de no hacer un feo a ninguna tradición, así el 42,9% reconoce que en su casa hay Papá Noel y Reyes Magos.

[infogram id=»75555af4-7606-4674-9e09-d177cb80294d» prefix=»BOJ» format=»interactive» title=»Encuesta navidad 3″]

Pero si hay un figura novedosa en la práctica consumista navideña ese es el “amigo invisible”, sin mitología que medie en la transacción de intercambio de regalos esta figura si va haciendo un hueco, ya sea como método de regalar Reyes y Papa Noel, o como una tercera entrega de presentes. El 39,4% lo practica en estas fechas, ya sea con amigos (16,3%), con la familia (16,9%) e incluso en el trabajo (6,3%).

[infogram id=»c31d0c13-0b5f-4590-bbac-18b815c54aa1″ prefix=»dDn» format=»interactive» title=»Encuesta navidad 4″]

Lo más significativo de este nuevo hábito es que le queremos quitar misterio, así como sabemos quiénes son los Reyes, parece que nos interesa quién está detrás de esa invisibilidad ya que el 39,1%, de entre quienes reciben un regalo del amigo invisible, intenta averiguar quién está detrás del mismo, un porcentaje igual al de aquellos que se fijan solo en si les gusta el presente (39,3%). Un 15,6% se fija más en el lado materialista del intercambio; en dónde se ha comprado (5,8%), cuánto se han gastado en él (5,4%) y si puede cambiarlo (5,8%).