El asesinato del embajador ruso Alexei Karlox, en Ankara, ha sido la fotografía seleccionada por el jurado del World Press Photo como el primer premio de este certamen, considerado el más importante de fotoperodismo del mundo. La fotografía, realizada por el fotógrafo turno Burhan Özbilic, ha sido la elegida, según el miembro del jurado Mary F. Calvert, tras una larga reflexión. «Fue una decisión muy difícil, pero al final nos pareció que la foto del año era una imagen que habló el odio muy explosiva de nuestro tiempo. Cada vez que venía en la pantalla que tenía que casi moverse hacia atrás, es tan fuerte que la imagen «, ha asegurado al diario IlPost.

Tenía dos posibilidades: quedarme y hacer mi trabajo de periodista o salir corriendo»

El fotorreportero realizó la instantánea unos segundos después de que Mevlüt Mert Altintas disparase contra el embajador ruso en Ankara el 19 de diciembre de 2016. La fotografía muestra al policía antidisturbios, que en ese momento se encontraba fuera de servicio, tras acribillar a tiros a Andréi Kárlov durante la presentación de una exposición, mientras gritaba «Ala es grande, Ala es grande. Nosotros morimos en Alepo, ustedes mueren aquí». Tras el revuelo que causó la imagen, que se publico en la mayoría de los diarios europeos, Özbilic aseguró que pasó miedo pero que se sintió respaldado por su profesión. Hoy, al conocer la decisión del jurado, ha asegurado que «tenía dos posibilidades: quedarme y hacer mi trabajo de periodista o salir corriendo».

La fotografía ha sido seleccionada entre más de 80 mil trabajados de más de 5.000 fotógrafos y ha sido considerada por Stuart Franklin. como «un trabajo heroico». El fotógrafo y reportero Özbilici, de 59 años, ya se ha hecho con varios galardones gracias a este trabajo titulado: Asesinato en Turquía. Antes de unirse a Associated Press, donde continúa trabajando, en 1989, ya había trabajado para varios periódicos europeos en zonas de conflicto.