El éxito de PHotoEspaña se debe probablemente a que es «un festival nacido desde la sociedad» como desde 1998 no se cansa de repetir el padre de este festival, Alberto Anaut. En estos 20 años PHE ha evolucionado por acontecimientos alrededor de La Fábrica. Editorial, sala de exposiciones, librería, café, es un reflejo de su proteico fundador. No pasarán ni cuatro años desde el arranque de La Fábrica al lanzamiento de PHE.

 

Recuerdos
◀◀ 1998. Madrid, mitad de junio. Una chica de apenas 20 años, al final de su segundo año de carrera en Historia del Arte. La sensación de ir por la calle y percibir, por primera vez, más fotografía de la que hubiera visto nunca. El recuerdo del negro sobre amarillo.

▶▶ 2017. Misma mujer. María García Yelo es ahora directora de PHE. “Echando la mirada atrás me parece que PHE existe desde mucho más tiempo, desde que yo era niña. Lo cual no es cierto”. Lleva dos años al frente de un festival que define “bulímico” y al mismo tiempo “una referente de calidad a nivel mundial”. Será anfitriona y embajadora de su vigésima edición.

Veranos.
◀◀ 1998. PHE98 era un “acontecimiento artístico excepcional”. La fotografía “empezaba a abrirse camino en los museos”, era una “asignatura pendiente” de las instituciones culturales”, víctima de una “deuda histórica”. El festival duraba un mes y se desplegaba por el eje Castellana-Recoletos-Prado.

▶▶ 2017. Sería imposible pensar a un arranque de verano en Madrid sin el despliegue visual que durante tres meses inunda los espacios de la capital. En veinte años PHE ha crecido y mucho: tres meses de exposiciones, un circuito de eventos que alcanza 25 ciudades (10 de ellas en el extranjero).

Alberto&Co.
◀◀ 1998. Diecinueve exposiciones en el cartel de la sección oficial. Una retrospectiva sobre la agencia Magnum. La fotografía intimista de Wolfgang Tillmans y Nan Goldin. 100 años de fotografía en Cuba. Una repaso de la carrera de Alberto García Alix. Mucha fotografía latinoamericana, etc.

▶▶ 2017. Alberto García-Alix tiene “carta blanca” para bucear a lo largo de los territorios fotográfico buscando “correspondencias”. El García-Alix de 1998 no es el García-Alix de 2017, sin embargo es el protagonista de ambas ediciones. De aquel primer festival se sigue acordando con cariño: «Fue en Círculos de Bellas Artes… Una exposición muy importante para mi». Veinte años después al centro no está su mirada, sino lo que el encuentra en la mirada de otros fotógrafos: una forma de ser es una forma de ver, dice García-Alix.

Yelo sobre Alix. Alberto es un miembro de la familia de PHE” -dice Yelo- “en 1998 fue justo en el Círculo de Bella Artes donde se organizó la retrospectiva sobre su trabajo”. Ahora vuelve como comisario de La exaltación del ser. Una mirada heterodoxa, donde reúne seis fotógrafos, actuales y pasados, que se mueven en el territorio de confín entre dolor y placer, belleza y el horror. “Queríamos mirar la fotografía con unos ojos especiales y pensamos en él”, dice Yelo.

Seis personajes de autor. La carta blanca de García-Alix es circular. Los territorios de la investigación fotográfica de los seis autores se solapan, se redefinen, se complementan el uno al otro ampliando cada vez más el perímetro poético. La espiral de violencia que atrapa México se refleja en el cuerpo de las prostitutas transexuales retratadas por Teresa Margolles sobre los escombros de los clubs donde ejercían. Otro lugar de encuentros singulares, el Café Lehmitz , convertido por la cámara de Anders Petersen en un puerto poblado de personajes oníricos, una noche cualquiera en la Hamburgo de los años sesenta. Otra juventud, los adolescentes universales de Karlheinz Weinberger, perdidos en una imparable y rabiosa búsqueda de redefinición identitaria en la ordenada y aséptica Zurich de la posguerra. Otras identidades, las transgresiones de Pierre Molinier, que no tenía miedos en travestirse de mujer y jugar con su cuerpo en una época en que la sociedad mostraba rechazo hacia la diversidad sexual. Las sombras que viven en las instantáneas de Paulo Nozolino comparten la violencia de los sujetos desenfocados que pululan las imágenes de Antoine d’Agata.

Guiños. PHEXX está llena de guiños con PHE98. Vuelve Cuba, esta vez de la mano de un Elliot Erwitt muy mayor. “Quizás sea su canto del cisne”, dice Yelo. En 2015 volvió a la isla, 50 años después de su primer viaje en 1968. Fotos del Che Guevara en la Habana y fotos de la Habana donde sólo quedan posters del Che. ¿Qué ha cambiado durante todo este tiempo?

Continuidad. Hay más guiños. Vuelve Cristina García Rodero, que esta vez ha ido a buscar lo oculto entre los misteriosos cristianos de Etiopía. Vuelve Chema Madoz, que estará en las sedes de Segovia y Guadalajara. “Algunos de lo jóvenes fotógrafos que exponen hoy eran niños cuando nació PHE”, dice Yelo.

Presente. Si en los años 90 la fotografía exploraba los confines entre normalidad y transgresión de un mundo en transformación (la caída de la URSS, el Sida, el rol de la mujer, etc.), hoy al centro del debate es la esencia misma de la fotografía y del papel de la tecnología en la redefinición del acto fotográfico. No por nada PHE ha organizado talleres y actividades, abiertas al público y a los profesionales, para tratar la relación con los dispositivos móviles y las redes sociales.

Predicciones. “Se habla mucho de postfotografía” -explica Yelo- “hay una proliferación enorme de imágenes pero no todas son fotografías”. ¿Cuál es el futuro entonces, de un arte que corre el riesgo de acabar sepultada por los selfies de los instagramers?. Más de 50 jóvenes autores españoles intentan dibujar las posibles trayectorias en la exposición colectiva Un cierto panorama, en la Sala del Canal de Isabel II. A la relación entre la fotografía e internet está interamente dedicada la muestra que acoge el Convento de Santa María la Rica en Alcalá de Henares.

Páginas. El fotolibro ha cobrado nueva vida en los últimos años. Sobretodo en su versión autoeditada, que se ha convertido entre los jóvenes artistas en una herramienta para darse a conocer. Como en anteriores ediciones, PHEXX ha premiado las mejores publicaciones, que estarán reunidas en una exposición en la Biblioteca Nacional. Más premios: en total el Festival otorgará siete galardones.

Trayectos. De proliferación sufre también PHEXX. En total son más de 100 las exposiciones, entre las sección oficial y el Festival Off (la propuesta expositiva de 36 galerías de Madrid). Para ayudar al lector a desenvolverse en este fantástico laberinto de imágenes, El Independiente ha seleccionado cinco recorridos temáticos.

Naturaleza y territorio:

Rafael Milani, Cuentos Amazónicos. Casa de América
La Amazonia, entre el sueño y el sufrimiento  en la mirada de un joven fotógrafo brasileño.

Han Sungpil, Polar Heir. Galería Blanca Berlín
Un fotógrafo coreano frente al vacío de las regiones polares.

Pío Cabanillas, Baroque. Materna y Herencia
Un fotógrafo metido a político ofrece su homenaje a la naturaleza.

Jorge Isla, LUV-A. Kir Royal Gallery.
Minerales y rocas bajo luz ultravioleta se convierten en una metáfora de lo humano.

Ciudad y arquitectura:

Gabriele Basilico,  Entropía y espacios urbanos, Museo ICO
Una retrospectiva sobre la mirada de un fotógrafo a los límites de las metrópolis

Fernando Maquieira, Guía Nocturna de Museos. Tabacalera
Un recorrido crepuscular por museos cuando están cerrados al público.

Lake Verea, Paparazza Moderna, La Caja Negra
La arquitectura como reflejo de las personas que la habitan.

Kathy Ryan, Romance de Oficina, Spainmedia gallery
Los interiores de las oficinas vistas por la directora de fotografía del New York Times.

Cuerpo y personalidad:

Carta Blanca. Varias sedes
La visión “heterodoxa” sobre el ser y el cuerpo de los seis fotógrafos elegidos por García-Alix.

Yolanda Domínguez, Little Black Dress. Museo del Traje
El cuerpo femenino frente a los modelos de belleza  impuestos por la moda.

Emi Anrakuji, 1.800 milímetros. Blanca Soto Arte
La relación entre el cuerpo y la enfermedad vivida en primera persona.

Raúl Urbina, Fragancia de Morfina. Luis Burgos Galería de Arte
El teatro de las tensiones sexuales, entre lo perturbador y lo fantástico.

Países y lugares:

Pensar en futuro. Nuevos relatos fotográficos en Dakar. Centro Cultural de la Villa Fernando Fernán Gómez
Exposición colectiva sobre el día a día en la capital de Senegal

Confluencias. Transatlántica, 10 años. Casa de América
Una década de fotografía latinoamericana contemporánea: desde el reportaje a postfotografía

Elliot Erwitt, Cuba. Real Jardín Botánico.
Cuba después de la revolución y la isla 50 años después.

Retratando Corea. Más allá de la gente, la tierra y el tiempo. Centro Cultural Coreano
La faceta tradicional del pueblo coreano que la modernidad no ha cancelado.

Sociedad y moda:

Carlos Saura, España, años 50. Museo Cerralbo.
La faceta de fotógrafo de un maestro del cine español.

#Thyssen25: una crónica fotográfica. Museo Thyssen-Bornemisza
25 años del Thyssen a través de las fotos de su archivo.

José Manuel Ferrater, Fotografias de Moda. Juan Naranjo Galería de Arte y Documentos.
Uno de los más relevantes fotógrafo de moda en España.

Norris/Weeb, Rimas de Reojo. La Fábrica
La visión de pareja artística por el mundo durante treinta años.