El Festival Internacional de Benicàssim celebra a partir de el jueves día 13 su 23 edición. Lo hace con un dispositivo de seguridad reforzado, con un 30% más de presencia policial con la intención de garantizar la integridad de los más de 50.000 espectadores diarios que van a acudir diariamente al recinto.

Así lo explicó en rueda de prensa Juan Carlos Moragues, el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, que ha querido recordar que desde el 26 de junio de 2015 “estamos con nivel 4 de riesgo alto de actividad terrorista yihadista”. Moragues ha indicado que en eventos de gran concentración de personas es necesario reforzar la seguridad, por lo que se ha incrementado un 30 % la seguridad en el Festival Internacional de Benicàssim que se celebra del 13 al 17 de julio.

Normalidad y tranquilidad

El delegado ha querido transmitir un doble mensaje, “de normalidad y tranquilidad” porque se trabaja de forma coordinada, y ha pedido a los asistentes que “sean conscientes de que habrá mucha presencia policial, no para generar alarma social, sino para crear un ambiente seguro”. Durante el festival, ha indicado, se tendrá especial cuidado en los accesos y puertas de entrada, con controles exhaustivos y comprobaciones de mochilas y bolsos, por lo que ha pedido “paciencia” si estas actuaciones generan colas.

A un día del inicio del festival, desde la organización han explicado que los asistentes continúan llegando a Benicàssim e intercambiando sus entradas por las pulseras que les dan acceso a las zonas de acampada y los conciertos. El montaje del escenario está prácticamente finalizado y estará listo para cuando mañana se abran las puertas del recinto a las 18.00 horas.