La actriz Angelina Jolie ha sido acusada de crueldad infantil durante el casting de su nueva película First They Killed My Father: A Daughter of Cambodia Remembers (2017). Según publica Vanity Fair en una entrevista con la actriz, las prácticas del casting distaban mucho de la solidaridad y la protección de los derechos humanos que defienden tanto la cinta como la actriz.

Jolie se ha defendido de las acusaciones a través de un comunicado en el diario Hufftington Post, en el que explica su versión de los hechos en el que asegura que «todas las medidas se tomaron para asegurar la seguridad, confort y bienestar de los niños de la película, desde las pruebas de casting hasta hoy día. Padres, tutores, miembros de ONGs que cuidan a los niños y médicos estuvieron presentes en todo momento para asegurarse de que tenían lo necesitaran. Y por encima de todo, para asegurar que nadie iba a terminar dañado por participar en la recreación de una parte tan dolorosa de la historia del país».

Según Jolie «la intención de esta película es arrojar luz sobre los horrores que los niños sufren durante la guerra, para protegerlos y ayudar a luchar contra esa situación».