Los Houston Rockets se acaban de convertir en el equipo más caro de la historia del baloncesto mundial. La franquicia de la NBA va a cambiar de manos por un precio de 2.200 millones de dólares, casi 1.900 millones de euros, superando así los 2.000 millones que el ex CEO de Microsoft, Steve Ballmer, pagó por Los Angeles Clippers en el año 2014.

La franquicia de Texas será la tercera que cambie de manos en los últimos cuatro años, y la primera que tenga un nuevo dueño desde que en 2015 hubiera un cambio en el sillón de mando de los Atlanta Hawks. En el 2014 ocurrió algo similar en los Milwakee Bucks, además de en los ya mencionados Clippers de Los Angeles.

Leslie Alexander se hizo con el equipo en el año 1993 por 85 millones de dólares

Leslie Alexander, el ya legendario propietario de los Rockets, va a firmar un negocio redondo. Con un patrimonio estimado superior a los 1.500 millones de dólares, más de 1.250 millones de euros, Alexander se hizo con el equipo en el año 1993 por 85 millones de dólares, más de 70 millones de euros, por lo que el rédito a nivel económico es importante.

Tras formar su fortuna invirtiendo en bolsa, Alexander deja los mandos de los Rockets en uno de los momentos más prometedores del equipo en los últimos años tras el fichaje del base Chris Paul, que se suma a un plantel que ya alcanzó las semifinales de conferencia Oeste el pasado curso liderado por James Harden, un habitual candidato al título de MVP.

El equipo quedará ahora en manos de Tilman Fertitta, que ya fue uno de los ejecutivos de la franquicia cuando se hicieron con los dos últimos campeonatos en los años 1994 y 1995, aprovechando la primera retirada de Michael Jordan. Fertitta ocupó el rol de asesor ejecutivo en una plantilla que tenía a jugadores de la talla de Hakeem Olajuwon, Clyde Drexler o Robert Horry.

Precios disparados

El magnate texano, al que se le estima una fortuna por encima de los 2.000 millones de dólares, es el propietario de la cadena de restaurantes Landry’s, que emplea a más de 50.000 personas en suelo estadounidense, y es el dueño de los casinos Golden Nugget. También estuvo implicado en la creación de los Houston Texans, la franquicia de la NFL, pero tuvo que desligarse por la prohibición de la competición de que los dueños tengan relación con el mundo del juego.

Los precios de los equipos NBA se han disparado tras la firma del último acuerdo de derechos televisivos, por los que la liga recibirá más de 24.000 millones de dólares, casi 22.000 millones de euros, durante los próximos nueve años. Con esta inyección económica y las cifras de salarios disparados, la NBA confirma que es una de las mejores empresas del mundo.

Durante la temporada pasada el valor de los equipos creció un 3,5% hasta los 1.360 millones de dólares, casi 1.200 millones de euros, de media. Los primeros puestos los ocupan los New York Knicks y Los Angeles Lakers, valorados en 3.300 y 3.100 millones de euros respectivamente.