Los análisis de ADN a los que fue sometida Pilar Abel, y por los que se exhumó al pintor Salvador Dalí, confirman que entre ambos no existe relación de parentesco, tal y como informa La Vanguardia. Estas pruebas son cruciales para el juicio que se celebrará el próximo 18 de septiembre en Madrid y que no daría la razón a la pitonisa, que lleva años asegurando que su madre y el surrealista mantuvieron una relación amorosa en el verano de 1955 de la que nacería ella nueve meses más tarde.

El cuerpo de Salvador Dalí fue exhumado el 20 de julio a petición de la titular del Juzgado de primera Instancia número 11 que ordenó abrir la tumba con el fin de extraer material biológico y comprobar la supuesta paternidad que reivindicaba Pilar Abel. Para desenterrar los restos mortales del artista, fue necesario retirar una losa de una tonelada y media de peso debajo de la cual descansa el cadáver embalsamado de Salvador Dalí desde hace 28 años en el Teatre-Museu de Figueres.

Tercera prueba de ADN

Se trata de la segunda prueba de paternidad a la que se somete Pilar Abel, las dos anteriores con restos de cabello y piel de Salvador Dalí, que se encontraban en una mascara de yeso que se realizó tras su muerte. Según la pitonisa, nunca obtuvo los resultados de ninguno de los dos análisis previos.

El pasado mes de julio, Pilar Abel afirmó en declaraciones a la COPE que estaba “muy segura” de quién era al tiempo que aseguró que no va a por el dinero. Abel, que lleva desde 2007 intentando demostrar que es hija del reconocido pintor, contó en el programa ‘Herrera en COPE’ que no le interesa la herencia millonaria que puede recibir si se confirma la paternidad, pues lo importante para ella es que sabrá su identidad y “veré una sonrisa en mi madre”.

Además, recordó que no fue su madre sino su abuela la que le dijo que era hija del pintor, y afirmó que paseaba por donde estaba él pero nunca se acercó a hablar, “nos mirábamos pero palabras no había”. También declaró en esa misma entrevista en la COPE que los responsables de la Fundación Dalí nunca se habían dirigido a ella.

Yo ya lo venía diciendo, pero no haré declaraciones hasta pasado el juicio»

El embalsamador del cuerpo del artista Salvador Dalí, el forense Narcís Bardalet, ha recibido «sin sorpresa» que las pruebas genéticas hayan descartado que Pilar Abel es hija del genio de Figueres (Girona), según ha explicado a Europa Press. «Yo ya lo venía diciendo, pero no haré declaraciones hasta pasado el juicio -previsto para el 18 de septiembre- porque cuento con informaciones médicas» de tipo confidencial, ha declarado.

El día después de la exhumación del cuerpo del artista el pasado 20 de julio, Bardalet se mostró conmocionado con el desentierro de los restos mortales de Dalí, 28 años después de ser embalsamado y enterrado en el Teatre-Museu de Figueres.

«Sentí una emoción histórica», explicaba entonces en declaraciones a Europa Press, en que explicaba su impacto de visualizar la buena conservación del bigote marcando las 10 y 10 horas -como solía decir el artista- y la melena de Dalí, siendo los elementos anatómicos más característicos del pintor surrealista.

Reveló la dificultad de extraer muestras biológicas de Dalí por encontrarse con un cadáver duro, fruto del tratamiento al que fue sometido cuando murió en enero de 1989. El equipo forense le inyectó litros de formol, lo que modifica el ADN del artista, del que se sacó un poco de pelo, uñas, dientes y dos huesos de las extremidades inferiores para cotejar con las pruebas genéticas de Abel.