Es el mercado que mueve el ocio en España. Es sabido que hace años muchos que dejó de ser cosa de niños. Hoy los videojuegos se han convertido en la primera opción de ocio de los españoles y en una industria que factura más que el cine y la música juntas. Al cierre de este año rondará los 1.200 millones de negocio. Los centros académicos en los que este año se han vuelto a matricular miles de jóvenes ansiosos por desarrollar nuevos juegos y aplicaciones se han multiplicado por nuestro país y las grandes industrias del videojuego han comenzado a pescar talento con el que seguir creciendo en un mercado que sólo en nuestro país cuenta con 15 millones de usuarios.

Sony Computer Entertainment es sin duda uno de los gigantes del videojuego con su sello PlayStation. La compañía, radicada en Japón, ha extendido sus tentáculos en busca de talento español y desde hace dos años los desarrollos y videojuegos firmados por jóvenes españoles se han disparado de modo significativo. En gran medida gracias a las plataformas como los campus de desarrollo puestos en marcha desde 2015 por PlayStation España en ciudades como Bilbao, Sevilla, Madrid y Valencia y que próximamente se ampliará a otras ciudades.

El gigante del videojuego, PlayStation cuenta ya con cuatro campus de desarrollo de videojuegos destinados a los jóvenes talentos españoles

Cada año de estos ‘Games Camp’ de PlayStation –concebidos como incubadoras de desarrollo- salen decenas de juegos al mercado. “Nuestra filosofía es encontrar el mejor talento para desarrollar el mejor contenido en España y que viajen fuera de nuestras fronteras”, asegura Roberto Yeste, director de desarrollo de negocio de PlayStation .

Talento más diverso ‘made in Spain»

Por el momento el catálogo de juegos ‘made in Spain’ ronda los 47 y sólo en el ‘Games Camp’ puesto en marcha en los últimos dos años se ha pasado de los 9 de la primera edición a los 20 en la última. “Aquí en España diría que el talento es más diverso, con historias más variadas que en otros países donde priman más los desarrollos centrados en juegos deportivos o de lucha, por ejemplo”. Yeste se lamenta sin embargo de que en nuestro país aún son insuficientes las ayudas para este sector y para el desarrollo de este talento en un mercado en continuo crecimiento –con incrementos anuales de entre un 7 y 8% en los dos últimos ejercicios-, “si existieran más iniciativas como ésta tendríamos una posición más relevante, aunque no es poco”.

Actualmente Playstation España trabaja con una veintena de equipos cada año que desarrollan contenidos, y lo hacen además a un ritmo muy superior al de otros mercados. Los campus de desarrollo tiene una duración de diez meses, “cuando lo normal es que sean entre año y medio y dos años”: “Cuando decides hacer un videojuego, un concepto de videojuego en un momento hay unas circunstancias de mercado que son esas, pero cuando más te acerques a eso es mejor y cuanto más te alejes, las mecánicas de jugar pueden ser otras. En los ‘Games Camps’ entran en febrero y salen en diciembre con el juego publicado”.

La captación de talento para el desarrollo de videojuegos se inicia en el ámbito escolar, en secundaria

La iniciativa ‘PlayStation Talents, fututos talentos’, que hoy se ha presentado en Bilbao se basa en la búsqueda de la excelencia. La compañía identifica a los que considera los mejores 15 profesores del ámbito del desarrollo del videojuego que a su vez deben seleccionar a los 15 mejores alumnos parta poner en marcha el desarrollo de 15 videojuegos. Se trata de estudiantes de secundaria y de segundo grado que desarrollan nuevas ideas para crear un videojuego.

Otra de las iniciativas para captar talento entre los jóvenes creadores españoles son los premios PlayStation entre cuyos 20 finalistas en su cuarta edición se adjudicarán. En estos cuatro años se han presentado 500 proyectos. A ellos pueden presentarse pequeños estudios, universitarios y jóvenes desarrolladores españoles, así como empresas españolas que hayan facturado menos de 100.000€ en el último año. El proyecto vencedor recibirá 10.000 euros para el desarrollo del videojuego, que será publicado y un kit para su desarrollo.