Ha sido la obra más vendida en mucho tiempo y una de la que más halagos ha recibido de modo casi unánime. Pero Patria no ha sido del gusto de todos, en especial en Euskadi, donde amplios sectores afines al nacionalismo lo han criticado de modo importante por el retrato que hace de la sociedad vasca en los tiempos más oscuros de ETA y por el amplio respaldo que ha recibido en toda España al citar Patria como un referente de lo que debería ser el relato de lo sucedido en Euskadi durante cinco décadas de violencia. Pese a ello, hoy el autor Fernando Aramburu, nacido en San Sebastián en 1959 pero afincado en Alemania desde hace muchos años, ha recibido el reconocimiento del Gobierno vasco, -en manos del PNV y el PSE-, por su trabajo y le ha concedido el Premio Euskadi de Literatura 2017 en castellano.

El jurado justifica el galardón por el modo en el que Aramburu relata la historia de sus protagonistas y refleja el entorno social de la Euskadi en la que la violencia terrorista todo lo contaminaba. En la justificación aseguran que se han visto “sorprendidos por su ambición y exhaustividad con la que retrata la sociedad vasca de los últimos cuarenta años”. Junto a ello, reconocen su maestría en el empleo de las “herramientas narrativas” en su novela pese al elevado número de personajes y años que abarca la historia. Subrayan que lo hace con un ritmo ágil en la trama y logrando que el interés “por las familias protagonistas” nunca decaiga.

Literatura crítica de calidad

El jurado también destaca la “excelente recepción” que ha tenido Patria (Editorial Tusquets) lo que a su parece demuestra que la “literatura crítica de calidad” aún es capaz de generar debates con trascendencia social y ayudarnos a comprender mejor nuestra historia”.

El jurado reconoce la literatura «crítica» de calidad de Aramburu y su aportación para «generar debates»

El que ha sido el libro más vendido en nuestro país este año narra la historia de Bittori, viuda de Txato, asesinado por ETA, y su relación con Miren, una vieja amiga y vecina con un hijo, miembro de ETA, preso. Un punto de partida que le permite sumergirse en la realidad social de una Euskadi oscura y atormentada por la violencia terrorista. Con Patria, Aramburu se ha convertido en un referente intelectual en torno al legado de la violencia en Euskadi y el modo en el que se debería abordar la fase de reparación de la convivencia y la herida social que ha dejado.

Junto al premio de ensayo en castellano, los galardones del Gobierno vasco también han dado a conocer hoy el reconocimiento al eibarrés Asier Serrano, premio de literatura en euskera por su libro de poesía «Limbotarrak», en el que refleja «un fresco poético de la sociedad». En el apartado de ensayo en euskera la donostiarra Arantxa Urretabizkaia con su obra Bidean ikasia (Lo aprendido en el camino) también ha recibido el reconocimiento por lo que el jurado ha descrito como una «crónica y un testimonio desgarrador» del alarde de Hondarribia (Gipuzkoa).