Tendencias 25 años de audiencias de concursos

Los reyes de la televisión

25 años de historia y audiencia del género que mejor funciona en en la caja tonta

Ruperta, la calabaza imagen de 'Un,dos, tres'.

Su éxito no es nuevo. Es el gran género de la televisión, longevo como ningún otro y el que atesora récords de audiencia (con el permiso del fútbol). Desde 1992 y hasta el 20 de septiembre de 2017, la televisión en España ha ofrecido más de 230.000 horas de emisiones de concursos, según el estudio titulado Los concursos en TV, elaborado por Barlovento Comunicación.

Los hay para todos los gustos, de azar, de habilidades, de conocimientos, incluso de citas, la historia de la televisión no sería la misma sin ellos. La consultora audiovisual repasa los últimos 25 años de historia de este género de la televisión, concretamente desde que se tienen datos de audiencia. Un cuarto de siglo en el que en la retina de los espectadores ha quedado marcados programas como Un, dos, tres, Pasapalabra, Su media naranja, ¿Qué apostamos?, El Semáforo, ¿Quién quiere ser millonario?, Cifras y Letras o el incombustible Saber y Ganar que puede presumir de haber cumplido 20 años.

Todos han dejado huella gracias al carisma de sus presentadores. Resultan inolvidables frases como «¡A jugar!», de Joaquín Prats en El precio justo (La 1); el «Hasta aquí puedo leer» con el que Mayra Gómez Kemp concluía las pistas en Un, dos, tres (La 1); o «Pasapalabra», expresión con la que los participantes pasan a la siguiente letra del rosco en el concurso que presenta Christian Gálvez en Telecinco y que acaba de cumplir una década en la cadena de Mediaset. El concurso es el buque insignia de la cadena y en más de una ocasión ha sido el programa más visto del día con más de tres millones de espectadores.

[infogram id=»0d9df193-cc6d-46f9-af7e-98a89ea71010″ prefix=»Gy7″ format=»interactive» title=»Concurso más visto del año»]

El informe de Barlovento desvela que el 31 de enero de 1992, a las 21.05 de la noche, cuando se estrenó Un, dos, tres, el programa tuvo una audiencia media de 8,9 millones con el 58% de cuota de pantalla (esta fue su segunda etapa puesto que el verdadero estreno del concurso creado por Chicho Ibáñez Serrador fue el 24 de abril de 1972. Kiko Ledgard fue su primer presentador y estuvo al frente del programa durante 138 emisiones, cuando en España todavía existía el UHF). Un año después del estreno del Un dos tres de Mayra, Ana Obregón y Ramón García prestaban su rostro para presentar un nuevo concurso, Qué apostamos, que sedujo a más de 6 millones de espectadores y obtuvo un 41,2% de cuota, manteniéndose en antena durante ocho años consecutivos.

El 13 de enero de 1996, llegó a Antena 3 Lluvia de Estrellas, que de la mano de Gestmusic se convirtió en el concurso más visto de la historia de la cadena con más de 6 millones y 41,3% de cuota. Asimismo, en 1998 se estrenaban El Juego del euromillón (Telecinco), Furor y Alta tensión (Antena 3) y Waku, Waku (La 1), según Barlovento éste último encabeza el ránking de emisiones de concursos de tarde con cerca de cuatro millones.

Con el siglo XXI llegó la revolución. Operación Triunfo destrozó todas las expectativas. Más que un concurso, aquello se transformó en un verdadero fenómeno social. La victoria de Rosa, el 11 de febrero de 2002, se convirtió en la emisión de concurso más visto de la historia de la televisión con 12,9 millones de audiencia media y 68% de cuota. Una cifra que 15 años después no ha sido superada por ningún otro concurso.

Carlos Sobera se descubrió como uno de los presentadores más simpáticos con Quién quiere ser millonario que se estrenó en Antena 3 en 2005, permaneciendo durante cinco años en antena y superando los 3 millones de espectadores en muchas ocasiones.

Operación Triunfo destrozó todas las expectativas y se convirtió en todo un fenómeno social

Entre los concursos de habilidades destaca el estreno de Más que baile en 2010 en Telecinco, que fue el concurso más visto del año, con 3,8 millones y un 21,1% de cuota. Nada comparable al éxito de La Voz, que dos años más tarde reunió frente al televisor a 6 millones de espectadores, lo que significó un 35,2% de cuota de pantalla.

Respecto a los premios, en 2016 ¡Boom! (Antena 3) entregó un bote de 2,3 millones de euros que se convirtió en el premio más alto de la historia de la televisión. A la zaga quedó el bote de David Leo, un poeta y profesor de español malagueño de 27 años, que gracias a la palabra Ranzón y tras participar en 109 programas, se llevó 1.866.000 euros del bote de Pasapalabra, el premio más alto de la historia de Telecinco.

Te puede interesar

Comentar ()