Cuenta la tradición que la Navidad en España no empieza hasta que la televisión no desvela los anuncios de Freixenet, El Almendro y, por supuesto, el de Coca-Cola. Nombrar estas marcar y  que sus melodía pululen inmediatamente por nuestra cabeza resulta inevitable. Estamos más cerca de lo que creemos es el lema que Coca-Cola ha elegido este año para su anuncio de Navidad.

Según el estudio realizado por Metroscopia entre 2.000 residentes en España, los españoles somos muy cercanos. El estudio de Metroscopia desvela que España es uno de los países del mundo en los que menos distancia ponemos entre las personas. Somos cariñosos: nos saludamos con dos besos y nos damos abrazos. Tratamos a los desconocidos como amigos, nos relacionamos de manera que ningún ciudadano de otro país entiende. En definitiva, nos caracteriza el acortar las distancias y el aproximarnos unos a otros.

Según los resultados de la encuesta, el 81% considera que somos cercanos en nuestras relaciones sociales. La investigación abunda en la percepción que tenemos en España de la cercanía. Desvela que nos gusta estar cerca, y que un 94% opina que disfrutamos más cuando estamos acompañados. De hecho, semanalmente un 49% afirma que se reúne con familiares con los que no convive, y un 67% dice que se junta con los amigos cada semana.

Carolina Aransay, responsable de Marketing de la marca, en la presentación del nuevo spot destacó relación de Coca-Cola con la Navidad. “Si recordamos campañas pasadas, hemos hablado de osos polares, de nieve, de comidas alrededor de una mesa, de las familias reunidas de nuevo, de acordarnos de quienes trabajan en esta época del año… Es la época en la que estamos más unidos y más cerca que nunca”.

El spot, realizado por Grey Argentina, ha sido adaptado al mercado español por la agencia McCann Madrid. Se estrenó el pasado 29 de noviembre, a las 21.45 en Atresmedia y Mediaset. Y como viene siendo habitual, será el primer anuncio del 2018 en todas las cadenas de dichos grupos audiovisuales. Además del soporte de televisión, la campaña también tendrá presencia en cines, medios online y publicidad exterior; y contará, asimismo, con acciones especiales.

Navidad de 1972

Coca Cola felicitaba la Navidad cantando al mundo entero quiero dar, un mensaje de paz… Era la chispa de la vida. Una canción que tuvo su historia. La campaña fue ideada por Bill Baker. La campaña se publicó el 12 de febrero de 1971, y aunque no tuvo mucho  éxito, Backer convenció a su empresa para continuar con la campaña y ampliarla a la televisión. El anuncio lo dirigió el italiano Roberto Malenotti, que montó un árbol de navidad humano en una colina a las afueras de Roma a base de personas de todas las razas blandiendo cada una una coca cola etiquetada en una lengua diferente, más tarde cambiaron las botellas por velas encendidas.

Caravana de la Navidad

En la década de los años 90, Coca-Cola sorprendió al mundo con su caravana de la Navidad. Cientos de camiones de Coca-Cola decorados con luces repartía la alegría por todo el mundo. Una caravana que el Latinoamérica caló tanto que se ha convertido en tradición. La Navidad no es Navidad hasta que no llega la caravana a las grandes ciudades latinoamericanas.

El Oso Polar

En 1992, Ken Stewart estaba generando una lluvia de ideas para lo que esperaba que se convirtiera en el próximo gran comercial de Coca-Cola, cuando la inspiración llegó a su oficina en Los Ángeles en forma de animal. Su fiel Labrador Retriever, Morgan, le dio la chispa creativa que estaba buscando.

“Rápidamente, mi cerebro empezó a producir”, recuerda Stewart. “Siempre había pensado que Morgan parecía un oso polar… Solía llamarlo el cachorro de oso polar o el osito polar. Y entonces pensé: “¡Vaya, oso polar. Coca-Cola… fría, refrescante. Estupendo. Tengo que conectar los osos polares a esto de alguna forma”. Así nació el primer anuncio protagonizado por la familia de osos polares. Con el tiempo, la versión navideña se coló en todos los hogares del mundo.

Destapa la felicidad

Con el nuevo siglo, Coca-Cola desveló el rostro de Santa y le mostró al mundo cómo se organiza para repartir felicidad a todo el mundo desde el Polo Norte. Por aquella época, el nombre de la marca estaba asociado a la felicidad. Destapa la felicidad fue su eslogan. Incluso con las dificultades y tensiones de la vida moderna, siempre hay una oportunidad cada día para encontrar un momento y reconocer los placeres simples que te da la vida: la familia, los amigos, tener un trabajo que nos guste, una sonrisa… el sólo hecho de estar vivos. Esta era la filosofía de la nueva plataforma de comunicación de Coca-Cola.

Regala felicidad

Nadie sabe de dónde salió ni cómo se construyó el mito. La historia de Papá Noel en EEUU es un misterio indescifrable. Es cierto que el Papá Noel tal y como lo conocemos, hoy por hoy, se popularizó en 1931 por un encargo Coca-Cola al dibujante Haddon Sundblom para su campaña navideña. Éste se inspiró en el mítico personaje de San Nicolás y en un vecino, que era el típico jubilado achuchable, lo vistió de rojo y blanco para darle el toque de la marca. Lo juntó todo y así surgió uno de los mayores éxitos del ha historia de la publicidad. Dice la propia Coca Cola que fue tal el éxito de estas campañas que muchísima gente empezó a escribir a la fábrica pidiendo más historias sobre este personaje.


Este contenido ha sido elaborado con la colaboración de Coca-Cola