José Manuel Casañ, líder de Seguridad Social, y Paco Roca se conocen desde hace hace décadas. En 2013 decidieron que querían hacer un proyecto juntos: unir cómic y música; y cuatro años después este se ha hecho realidad en La Encrucijada (Astiberri), pero sólo se parece a su idea original en un aspecto: ellos son los creadores. “Queríamos hacer un libro y un disco que recogiera los momentos más importantes de la historia de la música, esos momentos que son una encrucijada en la que un músico crea un nuevo estilo e inventa algo nuevo”, cuentan a El Independiente.

Pero el proyecto dio un giro y ellos se convirtieron en los protagonistas de la historia. “Yo me di cuenta que lo interesante eran las conversaciones que teníamos porque eran conversaciones en las que hablábamos de cosas que nos interesaban; nuestros miedos, nuestras pasiones”, cuenta Roca. Pero Casñ insiste en que “la historia de la música sigue estando de telón de fondo, pero es que quedábamos muchas veces y hablábamos de todo, empezábamos a las cinco de la tarde y lo prolongábamos hasta la madrugada con con unos gintonc. Hablábamos desde los niños, la filosofía, la literatura. De todo menos de política”.

“Lo que nos interesaba inicialmente -dice Paco Roca- eran los paralelismos de la creación entre la música y el cómic. Esto sigue estando presente, pero el libro se convierte en una especie de diario de lo que iba a ser este proyecto y de nuestras conversaciones sobre por qué Jose Manuel monta una banda de música o por qué yo me dedico al mundo del cómic”.  “Conversaciones, continúa, en las que hablamos de la necesidad de compaginar la creación con una industria y con los caprichos de ésta. Hablamos de cómo sobrevivir cuando las cosas te van bien y cómo es vivir cuando el mercado ha cambiado”. El cómic también cuenta cómo es el día a día y la creación en la vida del líder de Seguridad Social y en la del dibujante.

Música y cómic en democracia

“En el libro contamos cómo era el mundo del cómic y la industria de la música en el comienzo de la democracia. En los ochenta había mucha colaboración entre cómics, música y cine. Había un poco de todo. Sin embargo, después el camino ha sido muy diferente: la música vendía cientos de miles de discos y el mundo del cómic siempre fue underground”, recuerda Roca y añade que “ahora, desgraciadamente para la música hemos vuelto a coincidir, no arriba, sino en un camino intermedio. La crisis musical ha hecho que nos encontremos a medio camino. Cuando José Manuel venía miles de discos era muy complicado”. “La discográfica hubiera dicho ‘dónde vas con esos del cómic'”, añade Casñ.

Según el músico, “ahora estamos en un momento de mayor libertad, porque cuando estás metido en la vorágine de muchas ventas, tienes poco poder de elegir tu camino, cuando estás metido en una vorágine de ese tipo no es no es fácil enemistarte con un contrato leonino para ponerte a malas con la compañía. Porque tu firmas por tres discos, pero eso pueden ser tres años o nueve. Ha hecho falta un poco la caída de la industria musical para hacer las cosas con libertad “.

Para Casñ ya no tiene sentido hacer 20 canciones y elegir las 15 mejores y meterlas en un disco. “Ahora hago un single, lo meto en Internet, pongo un vídeo y queda mejor”. “En mi caso – apunta Roca- lo peor que puedes hacer es centrarte solo en tu mismo medio, solo leer cómics y sólo centrarse en el cómic. Lo interesante es levantar la cabeza de tu mesa de dibujo y ver cómo otras disciplinas se enfrentan a lo mismo que es contar una historia, bien musicalmente o una novela y aprender de ello, buscar esas encrucijadas”.

Además del disco y el cómic Miguel Perelló ha rodado un documental, Crossroads en el que se ve cómo se desarrolla esta encrucijada creativa y vital de José Manuel Casñ y Paco Roca.