Paco Lobatón vuelve a La 1 el próximo miércoles con el objetivo de buscar a las personas desaparecidas, aunque esta vez será el director y no el presentador de Desaparecidos, un programa «renovado» y «coherente» con los nuevos tiempos que conducirá la periodista Silvia Intxaurrondo. La tenacidad de Lobatón ha permitido que la televisión pública vuelva a dedicar un espacio a las personas desaparecidas veinte años después de que terminara su andadura Quién sabe dónde.

«He sido muy pesado, persistente, tenaz», ha reconocido hoy en rueda de prensa el periodista acerca de su voluntad de «dar visibilidad» en televisión a las desapariciones sin resolver, aunque ha matizado que Desaparecidos es un formato profundamente renovado y con una «imagen coherente con los tiempos que corren».

Lobatón pasará más tiempo detrás de las cámaras, en la dirección, que delante

Otra de las diferencias con Quién sabe dónde será que Lobatón pasará más tiempo detrás de las cámaras, en la dirección, que delante: Intxaurrondo presentará el programa y el periodista sólo hará una pequeña intervención en cada entrega: «Silvia es una garantía. (…) Mi presencia no es imprescindible», ha aseverado.

Intxaurrondo ha asegurado que Desaparecidos, que se emitirá los miércoles en horario nocturno de máxima audiencia, supone una «oportunidad de ser de una grandísima utilidad» para la sociedad y que el espacio hará gala de un periodismo de «rigor máximo».

«Será un periodismo coherente, riguroso con los datos y cuidadoso con la forma de contarlo», ha añadido Lobatón, quien espera que «Desaparecidos» se convierta en un «referente de respeto» que marque la diferencia con su tratamiento informativo. Ha reconocido que el caso de Diana Quer «ha generado una sensibilidad social especial» a la vez que ha planteado un reto a los periodistas, que han de replantearse cómo cubren este tipo de informaciones.

Aunque ambos periodistas han concedido que hay determinados casos que son más mediáticos que otros, han prometido que el programa dará «un trato equitativo a todas las familias que pasan por ese trance». «Nadie hablará de los desaparecidos si no lo hacemos nosotros», ha sentenciado.

Sin añadir dolor

Las premisas básicas del espacio televisivo, ha defendido Lobatón, son «no añadir dolor al dolor de las familias y no interferir en las investigaciones oficiales». El espacio tratará las desapariciones urgentes -«una búsqueda a tiempo salva una vida», ha dicho Lobatón-, otras que llevan mucho tiempo sin resolver y también dedicará un espacio a los bebés robados que están buscando a sus familias biológicas.

Lobatón, que ha indicado que el Ministerio del Interior cifra en más de 4.100 las personas desaparecidas en España, ha aclarado que el programa sólo abordará aquellas desapariciones denunciadas. «Desaparecidos» pondrá a disposición de la audiencia la «Lista R», en la que podrán inscribirse aquellas personas que se encuentren en paradero desconocido pero no quieran ser buscadas.

Un equipo de reporteros, llamados «buscadores, que cubrirá cada caso «sobre el terreno»

Además de un equipo de reporteros -llamados «buscadores- que cubrirá cada caso «sobre el terreno» y estará en contacto con los familiares de los desaparecidos, este espacio contará con la colaboración de un asesor policial, de una psicóloga y de una abogada experta en derecho penal. El programa estará en contacto con el Centro Nacional de Desaparecidos y está avalado por la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas QSD Global.

Los espectadores podrán contactar con el programa y contribuir a las búsquedas a través de una aplicación móvil, de la página web del programa, de las redes sociales, de Whatsapp y mediante llamadas.