El arte es un diálogo permanente con el mundo, prohibir ese diálogo es prohibirme como persona. Reflexionar no da miedo o no debería darlo». Así explica a Efe el artista Santiago Sierra su sentir tras la retirada hoy por parte de Ifema, de su obra Presos políticos en la España Contemporánea, en ARCO.

Santiago Sierra (Madrid, 1966), que en 2010 rechazó el Premio Nacional de Artes Plásticas, dice que el propósito de su polémica, obra en la que se incluyen 24 imágenes pixeladas de «reconocidos encarcelados» como Oriol Junqueras o jóvenes encarcelados en Alsasua (Navarra) por agredir a dos guardias civiles es la «evidencia de la existencia de presos políticos en la España contemporánea».

Persecución ideológica

«Quería mostrar la evidencia de la existencia de presos políticos en la España contemporánea y las condiciones de persecución ideológica que vivimos los trabajadores de la cultura en este país. El retroceso será mayor si nosotros mismos no planteamos estos temas», precisa el artista en la entrevista.

Sierra, que siempre cuestiona en sus obras las estructuras del poder, reitera que reflexionar no debería dar miedo. «Como seres humanos la capacidad de reflexionar nos identifica. Al neofascismo imperante el evitar que se reflexione también le caracteriza», añade. El artista español, uno de los más polémicos desde su comienzos, afirma que para ARCO «es un desprestigio enorme permitir que estas cosas sucedan».

«IFEMA no es quien para decirle a ARCO, a la galería Helga de Alvear o a mí qué debemos mostrar. Es un acto de censura primitivista y lamentable», concluye Sierra. También se ha desconvocado al acto previsto para el 24 de febrero en la sala Fundación, del pabellón 9 de IFEMA, un debate sobre la obra de Sierra, «Presos políticos en la España contemporánea», en el que iban a participar Santiago Sierra, Pablo Mayoral, de La Comuna de Presos del Franquismo, y Juan Gómez de la Red Jurídica Cooperativa.

Junta rectora de IFEMA

La junta rectora de IFEMA ha avalado hoy la decisión de la dirección de la feria de pedir a la galerista Helga de Alvear la retirada de su estand en ARCO de la obra de Santiago Sierra «Presos Políticos en la España Contemporánea», una medida que el Ayuntamiento de Madrid había pedido rectificar.

Según han informado a Efe fuentes municipales, la junta rectora urgente celebrada hoy no ha tenido en cuenta la petición de rectificación del Consistorio y ha avalado la decisión de retirar la obra con 24 fotografías en la que aparecen, pixeladas, imágenes de Oriol Junqueras o los jóvenes detenidos por agresión a dos guardias civiles en Alsasua (Navarra).

El Ayuntamiento gobernado por Manuela Carmena desconocía la decisión de Ifema, de la que forma parte con un 93 % de capital dividido a partes iguales entre la Comunidad de Madrid, la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento, y el 7 % restante está en manos de la Fundación Montemadrid.

En un comunicado remitido esta mañana, la institución ferial subrayaba que, «desde el máximo respeto a la libertad de expresión», la polémica «que ha provocado en los medios de comunicación la exhibición de estas piezas está perjudicando la visibilidad del conjunto de los contenidos que reúne ARCOmadrid 2018».