El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un Real Decreto por el cual se aprueba la modificación de los Estatutos de la Fundación del Teatro Real, que pasa a denominarse Fundación Nacional del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela. Según reza la nota del Ministerio, «la integración de ambas instituciones tiene como objetivo crear una institución de referencia nacional e internacional en el ámbito de la lírica, que potencie de manera particular la Zarzuela como género lírico español».

Al final, el sueño de Juan Cambreleng se ha hecho realidad 20 años después. Cuando Esperanza Aguirre le pidió a Juan Cambreleng que se hiciera cargo de la dirección del Teatro Real él lo aceptó con la pretensión de fusionar el Teatro Real y el Teatro del la Zarzuela en un solo ente. “La intención era crear el gran teatro lírico español con la unión del Teatro de la Zarzuela al Teatro Real que estaba en pleno proceso de reinauguración tras una década de obras y muchos conflictos”, desvela a El Independiente el primer intendente del coliseo madrileño que accedió al cargo en febrero de 1997 y que fue el encargado de dar el pistoletazo de salida al nuevo teatro de ópera de la capital.

Según recoge el Real Decreto, esta fusión surge con la intención de «sumar fortalezas de las dos instituciones»

Según recoge el Real Decreto, esta fusión surge con la intención de «sumar las fortalezas de dos instituciones tan reconocidas como el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela, constituye una oportunidad de impulso integral de las artes líricas, coreográficas y musicales”.

El portavoz y ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, ha señalado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que están «seguros» de que la fusión «generará importantes sinergias en la programación» y en «la gestión y difusión» de sus actividades.

La Fundación mantiene su dependencia de las Administraciones Públicas, al ser una Fundación del Sector Público (FSP). Además, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte velará por el cumplimiento de lo establecido en el Real Decreto aprobado hoy, y desarrollará actividades de promoción del a zarzuela compatibles con las que realice la Fundación.

La amenaza de la fusión no ha caído muy bien entre los trabajadores del Teatro de la Zarzuela, organismo que depende del  Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM), puesto que lo ven como una privatización encubierta. «La Fundación del Teatro Real puede recibir dinero del ministerio, pero lo llevarán gestores privados”, defienden desde el sindicato.

Desde CC.OO del INAEM ven esta fusión como una «privatización encubierta»

Nada más conocerse la intención de una posible fusión, profesionales de la lírica, como cantantes, dramaturgos, directores de escena y músicos, entre otros, firmaron un manifiesto en el que alertaban del “peligro” que podría correr la Zarzuela en el caso de que se si se formalizara la fusión del Teatro de la Zarzuela y el Teatro Real.

Indudablemente el primer escollo que tendrá que solventar esta fusión será el de la gestión. Mientras que el Teatro Real, durante los años de crisis, ha sido capaz de darle la vuelta a su presupuesto para no depender del erario público (de hecho en la actualidad cuenta con un 25% de subvenciones públicas frente a un 75% de financiación privada), el Teatro de la Zarzuela pertenece al Ministerio de Educación y su financiación pende casi al 100 por 100 del dinero público, tan sólo cuenta con un 5% de inversión privada.

En cifras, el Teatro Real dispone de 55 millones de subvención pública que se sumarían a los 35 millones de la Zarzuela. Noventa millones para gestionar el nuevo ente. “No se trata de confrontar de modelos, sino de conseguir un único modelo formado por la fusión de ambas instituciones. La suma de los dos presupuestos dará un resultante y un nuevo modelo de financiación”, desvelaba García-Belenguer cuando se anunció la posibilidad de la fusión.

Personal de la Fundación

Con la entrada en vigor de este Real Decreto, quienes en esa fecha vengan desempeñando un puesto de trabajo como personal funcionario o laboral en el Teatro de la Zarzuela se incorporarán como personal de la Fundación Nacional del Teatro Real y del Teatro de la Zarzuela, con los mismos derechos y obligaciones.

El personal funcionario de la Zarzuela podrá elegir su incorporación a la plantilla de la Fundación, en cuyo caso se declararía su excedencia por prestación de servicios en el sector público. En relación al personal del Teatro Real, mantendrá las condiciones laborales vigentes hasta la entrada en vigor del Real Decreto.

Da la casualidad de que parte del equipo de la Zarzuela, capitaneado por su director Daniel Bianco, que desembarcó con un nuevo proyecto con el que arrancó la temporada 2016-2017, forma parte del equipo que reinaguró el Teatro Real en 1997, en concreto Bianco entonces era director técnico del coliseo madrileño.

Promoción de la zarzuela y la danza

El texto normativo refleja también las obligaciones para la Fundación de promover la zarzuela, con las que se pretende proteger e impulsar este género. Entre ellas, destaca que se mantendrá un número de títulos y representaciones de zarzuela no inferior a la media de las tres últimas temporadas del Teatro de la Zarzuela.

Además, la temporada de la zarzuela se desarrollará simultáneamente al resto de las actividades programadas, distribuyéndose de manera regular en el calendario y atendiendo a los periodos actuales de afluencia de público. Por último, se promoverá la presencia de artistas españoles en los elencos de las zarzuelas, manteniendo al menos los niveles medios de las tres últimas temporadas.

Respecto a al política de precios, se comprometen a mantener la política general de precios para las representaciones en el Teatro de la Zarzuela, incluidos los descuentos a los colectivos prioritarios.

Según la nota del Ministerio, se mantendrá el nivel de financiación actualmente destinado a la programación de zarzuelas, promoviendo su progresivo incremento. En ella ser recoge que el Teatro de la Zarzuela será el “escenario estable de exhibición de la Compañía Nacional de Danza y el Ballet Nacional de España”, manteniendo como referencia las condiciones vigentes en las tres temporadas anteriores.

La fusión no se hará efectiva realmente hasta la temporada 2020/2021, puesto que se mantendrán las actividades programadas en el Teatro de la Zarzuela para las temporadas 2017/2018, 2018/2019 y 2019/2020, no sólo relativas a la programación, sino también a los ciclos formativos.

Por último, cabe señalar que la entrada en vigor del Real Decreto será la de la entrada en vigor de la próxima Ley de Presupuestos Generales del Estado.