Los trabajadores del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM)han aprobado la convocatoria de una huelga indefinida a partir del 24 de marzo en los centros de producción (Centro Dramático Nacional, el propio Teatro de la Zarzuela o el Auditorio Nacional), ante una posible fusión del Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela.

Asimismo, han aprobado por unanimidad la convocatoria de paros por secciones coincidiendo con funciones, «dado que los horarios en los teatros son muy variados», ha matizado Álvarez. El próximo viernes 16 de marzo se concretarán para todos los teatros del INAEM.

A lo largo de toda la asamblea celebrada en el Teatro de la Zarzuela, los trabajadores han puesto el foco en una posible privatización de este centro con la fusión. A la conclusión, decenas de trabajadores han protestado frente al Congreso de los Diputados, con gritos de «público, público» y «la Zarzuela no se vende».

Oposición de los sindicatos a «negociar» ante una previsible «privatización» del Teatro de la Zarzuela»

Álvarez ya adelantó el pasado lunes la posibilidad de los paros después de un encuentro «nefasto» con el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, donde explicó a los sindicatos la idea de fusión. Asimismo, Álvarez alertó en declaraciones a Europa Press de la oposición de los sindicatos a «negociar» ante una previsible «privatización» del Teatro de la Zarzuela.

«Negociar no negociamos nada, porque nos parece una locura. Su idea de lo público es siempre la misma, porque consiste en privatizar a través de fundaciones, aunque ellos lo nieguen. La Fundación del Teatro Real puede recibir dinero del ministerio, pero lo llevarán gestores privados», alertaba el sindicalista.

En este sentido, criticó a Cultura por «llevar de manera sigilosa» un proyecto que afectará a muchos empleados y que «ahora ha estallado». «Benzo nos ha contado un proyecto maravilloso para que la Zarzuela ‘juegue en Champions’, según sus palabras, y yo ese proyecto cultural ni lo critico ni lo alabo. Pero sí he podido adelantarle que estamos en contra de la privatización», concluyó.