La Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) ha sancionado a Mediaset con 1.094.006 euros y 207.302 euros en dos expedientes por la emisión de contenidos audiovisuales que pueden resultar perjudiciales para el desarrollo físico, mental y moral de los menores.

Según explica Competencia, el primer expediente agrupa seis sanciones en relación con los programas Sálvame Naranja y Sálvame Limón emitidos en la cadena Telecinco los días 8, 9 y 10 de enero de 2018. En el segundo expediente sancionador se agrupan otras dos por contenidos emitidos en Sálvame Naranja del pasado 9 de febrero.

Mediaset España recurrirá la multa impuesta por la CNMC por considerarla absolutamente desproporcionada, arbitraria, injustificada y con imputaciones antijurídicas. Según una nota emitida por Mediaset España, “la sanción, que aglutina seis multas por importe total de 1.094.006 euros, pone de manifiesto la arbitrariedad con la que se tratan los asuntos relativos a la televisión generalista, que adolece de una hiperregulación que contrasta con la nula legislación para las nuevas actividades audiovisuales”.

Mediaset sostiene que “la sanción pone de manifiesto la arbitrariedad con la que se tratan los asuntos relativos a la televisión generalista”

Sostiene la nota que “el organismo regulador pretende hacer creer a la sociedad que cuida a la infancia, cuando en realidad mira para otro lado ante los contenidos consumidos por los menores a través de Internet, con una nula vigilancia sobre las nuevas plataformas de la red”.

En opinión de la CNMC, el tratamiento de dos temas concretos abordados el 8, 9 y 10 de enero por el programa presenta consecuencias graves para el desarrollo del menor, uno referido a un contenido con presunta connotación sexual y otro constituyente de un presunto conflicto emocional grave detallado y realista.

Una lectura a partir de la cual, en un acto absoluto de arbitrariedad, la Comisión considera que en cada una de las tres emisiones concurren dos infracciones graves: una por haber emitido determinados contenidos en horario de protección y otra por considerar inadecuada la calificación, dando como resultado una sanción desproporcionada de seis multas diferenciadas.

Según la CNMC, el tratamiento de dos temas abordados por el programa presenta consecuencias graves para el desarrollo del menor

La CNMC había requerido a Mediaset para que adecuase la calificación por edades del programa Sálvame a la normativa audiovisual. Tras ese requerimiento, Mediaset separó el programa en dos bloques: Sálvame Limón, que se emite entre las 16.00 y las 17.00 horas con la calificación de “no recomendado para menores de 12 años” (NR-12), y Sálvame Naranja, que se emite a partir de las 17:00 con la calificación “no recomendado para menores de 7 años (NR-7)”.

Para Mediaset España se trata de una sanción sin precedentes. “Con la que la CNMC arrebata de todo fundamento al propio Código de Autorregulación, pues no atiende ni analiza en ningún momento si se han aplicado los mecanismos que contempla para la detección de incumplimientos y la subsanación de los mismos, anulando todo su sentido”. La empresa considera que “en ningún momento hubo durante dichas emisiones la presentación de un conflicto emocional grave y detallado, con un tratamiento de los asuntos que encaja en la calificación con la que se emitió”. De manera que Mediaset España “recurrirá la sanción impuesta ante los tribunales competentes, confiando en la reparación de la arbitrariedad y desproporcionalidad cometidos por la CNMC”.