La Fiscalía se va a querellar contra Shakira por defraudar 14,5 millones de euros a Hacienda. Tras desestimarse el archivo de la causa el pasado mes de noviembre, la Agencia Tributaria ha concluido que la artista debía de haber pagado sus impuestos por IRPF y patrimonio entre 2012 y 2014 en España, tal y como informa El País.

La artista ha informado este jueves a través de un comunicado que “ha cumplido en todo momento con sus obligaciones tributarias y no debe ninguna cantidad a la Hacienda española”.

La cantante colombiana Shakira ha defendido, tras conocer esta información, que ha cumplido «con todas sus obligaciones tributarias» con España y no tiene ninguna deuda con la Hacienda española, ante las discrepancias de criterio con el fisco respecto a su situación fiscal y una posible querella de la Fiscalía, según un comunicado.¡ Según ha informado la Fiscalía de Barcelona en una nota este viernes, por el momento no ha ejercido acciones respecto a la artista y en estos momentos se encuentra en estudio de las presuntas irregularidades fiscales en que hubiera podido incurrir a fin de tomar una decisión, en unas diligencias cuyo plazo expira este diciembre.

Caso único porque es una ciudadana extranjera en España cuyos ingresos proceden en su práctica totalidad (96%) del extranjero

En un comunicado, la cantante ha recordado que tan pronto como conoció el importe que según la Agencia Tributaria debía abonar, procedió «a pagarlo en su totalidad y, por tanto, actualmente no existe ninguna deuda» y ello demuestra su disposición a solucionar la discrepancia. Argumenta que su caso es único porque es una ciudadana extranjera en España cuyos ingresos proceden en su práctica totalidad (96%) del extranjero, y asegura que siempre ha mantenido una conducta «intachable».

«Hay que tener en cuenta que Shakira tiene una actividad profesional muy intensa y fuera de España y, por tanto, su estructura familiar es muy diferente a los modelos convencionales», dice el comunicado, y por eso hasta 2015 nunca pasó más de 183 días en España, lo cual está comprobado, e incluso pasaba largas temporadas con sus hijos en otros países y singularmente en Estados Unidos, de donde procede la mayor parte de sus compromisos laborales.

Según ella, al no existir ya deuda tributaria pendiente, «el único tema en discusión en este momento es sobre la correcta interpretación de la norma en torno a cuándo se inició la aplicación del criterio de residencia fiscal en España». Según Hacienda, a partir de 2011 Shakira debería haber declarado como residente en España y tributado al fisco español, por lo que considera que puede haber incurrido en un presunto delito agravado por el importe defraudado y gravado con dos años de condena, pese a que en el caso del año 2011 ya habría prescrito.