Tendencias

Siete consejos para evitar el efecto rebote de las dietas

En esta época las miradas comienzan a dirigirse hacia la costosa operación bikini, en la que comer bien y variado será clave para perder peso

logo
Siete consejos para evitar el efecto rebote de las dietas
Es necesaria una alimentación equilibrada para cuidarnos al tiempo que controlamos el peso.

Es necesaria una alimentación equilibrada para cuidarnos al tiempo que controlamos el peso. NTFY

Resumen:

Aún no nos hemos recuperado de las interminables comidas de Navidad -y sus consecuentes kilos de más en enero- y ya están todas las miradas pendientes de la costosa operación bikini de este año.

De hecho, cada vez están más cerca las esperadas vacaciones de Semana Santa y, con ellas, la prueba del algodón para comprobar si hemos seguido los propósitos de año nuevo y nos hemos deshecho de esos kilos de más. Normalmente, la fórmula a seguir es combinar dieta con ejercicio físico, pero a veya ces las prisas no son buenas consejeras y se llega a recurrir a las dietas «milagro» para conseguir resultados rápidamente.

Pero el problema de este tipo de alimentación es el temido efecto rebote y el riesgo que conlleva para la salud, ya que «quienes se someten a estas dietas ponen en riesgo su bienestar en ocasiones y, además, renuncian a la educación alimentaria, lo que provoca que en poco tiempo recuperen peso, ya que al volver a su alimentación habitual cometen los mismos errores nutricionales», señala el equipo de nutricionistas de Nice to fit you (NTFY).

Desde la compañía señalan que la única forma de perder peso, lejos de esas dietas milagro, es alimentarse bien, de manera paulatina y sin tener  «desequilibrios nutricionales», como los que provocan los mitos como que los hidratos engordan o que las legumbres no sientan bien.

En este sentido, Nice to fit you propone una serie de consejos para tener una correcta alimentación y evitar el temido efecto rebote:

  1. Desechar cualquier método que no permita comer de manera equilibrada.
  2. Seguir una dieta variada y moderada, combinando los diferentes grupos de alimentos en función de la necesidad calórica de cada uno.
  3. Seguir unos buenos hábitos de alimentación que aporten los nutrientes necesarios para el funcionamiento del organismo.
  4. Descartar las dietas milagro que prometen perder peso en poco tiempo. El efecto “yo yo” será inevitable y es bastante probable que al cabo del tiempo se engorde incluso más.
  5. Realizar cinco comidas al día.
  6. Huir de platos aburridos. La dieta no tiene que ser monótona. La alimentación con productos novedosos e imaginativos evita la rutina y, por tanto, el deseo de abandonar el régimen.
  7. Llevar una alimentación equilibrada durante todo el año.